Carta al Vicerrector ante la clausrua de la exposición de Fernando Bayona

Como miembro de la Comunidad Universitaria, quiero expresarle mi estupor e indignación, al leer en la página web de la Universidad de Granada  y en la prensa local de la ciudad, que su Vicerrectorado en nombre de la Universidad de Granada, decide clausurar la exposición “Circus Christi” de Fernando Bayona.

Los motivos que expone son los de garantizar la seguridad de la muestra y la de su autor, además de herir los sentimientos y las convicciones de un número de personas. Los medios de comunicación añaden que F. Bayona ha sufrido presiones y amenazas de muerte. Eso me parece muy grave.

No creo que, ante una Exposición Artística, que es una manifestación del arte, una opinión, o una crítica social emitida por un ciudadano/a, haya que renunciar a esa libertad de expresión y a esa libertad de conciencia.
 
Someterse al silencio y al mutismo del miedo, solo va a generar más abuso por los que se creen elegidos de transmitir la voluntad divina, y un retroceso a fatídicos tiempos pretéritos. Por lo visto ese poder les da autoridad para suscitar amenazas contra la integridad física de una persona.
 
Y permítame preguntarle: ¿presiones de quién?, o de qué grupo. ¿Amenazas de quién? o de qué asociación. ¿Es posible dar a conocer públicamente la autoría de tales intimidaciones?
 
¿Estamos hablando quizá de herejía? ¿Existe una Santa Inquisición Contemporánea y yo no me he enterado?
 
¿Se puede permitir una Institución Universitaria ser víctima de la coacción y de la extorsión, porque hiere susceptibilidades ideológicas o convicciones religiosas?
 
¿Es coherente, institucionalmente hablando, conceder un espacio público previamente contrastado, para después denegarlo por exigencias externas o chantaje moral?
 
Por tanto, le ruego reconsidere la decisión y permita la continuidad de la exposición en su formato y fecha pactada. 
 
Análogamente a lo expuesto, supongo que estará informado, o si no se lo hago saber: que hace unas semanas recibí un correo electrónico a mi dirección de ugr.es, otros compañeros también lo recibieron, deduciendo que había sido distribuido de manera general al listado institucional del correo de la Universidad de Granada.
 
Creo que se hizo un uso indebido de los datos personales, que son privados y de uso exclusivo para comunicados internos.
 
Mi solicitud radica, en que sería de interés común saber, quién, dentro de la Universidad de Granada facilitó todas las direcciones de correo institucionales a una entidad ajena o partido político, para difundir su comunicado con un fin y unos ideales concretos., vulnerando así mi privacidad y la de otras personas.
En hoja anexa le despliego su contenido. 
Quedo agradecido por el tiempo que me ha concedido,
Atentamente,
 
EXCMO. SR. VICERRECTOR DE EXTENSIÓN UNIVERSITARIA Y COOPERACIÓN AL DESARROLLO
 
Le remito el comunicado emitido por Junta Provincial de AES en Granada: 
"AES muestra su apoyo a Monseñor Javier Martínez, Arzobispo de Granada, y denuncia el intento de censurar la voz de los cristianos. " 
Atentamente,  
Gerardo Matarán Ferreira
Portavoz de AES en Granada.
Granada 11 de enero de 2010. 
——————————————————— 
COMUNICADO: 
AES muestra su apoyo a Monseñor Javier Martínez, Arzobispo de Granada, y denuncia el intento de censurar la voz de los cristianos.
AES quiere mostrar su pleno apoyo al Arzobispo de Granada, ante las presiones mediáticas y falsas acusaciones de las que está siendo víctima.
AES Suscribe plenamente las denuncias realizadas por nuestro Prelado durante la Homilía del pasado 20 de diciembre, en las que comparó el holocausto del aborto en nuestra era, con lo ocurrido durante los regímenes nazi y estalinista, y denunció  la situación de desamparo en que la nueva ley del aborto, al convertir este crimen en un derecho, deja a los profesionales de la medicina al no garantizar su derecho a la objeción de conciencia.
Para AES es totalmente inaceptable que, además, se acuse a nuestro Arzobispo de promover la violencia de género mediante el vil procedimiento de sacar de contesto una frase de su homilía. La lectura íntegra de ésta, deja clara que su intención era denunciar que, dejar a una mujer embarazada ante la opción de abortar, sin darle apoyo y alternativas, para que después sufra sola las consecuencias de dicho aborto, es también una forma de violencia de género contra las mujeres.
Por otro lado, AES entiende que tras estas acusaciones se esconde una intención clara de relegar a los cristianos a la categoría de ciudadanos de segunda, pretendiendo coartar en la práctica su derecho a la libertad de expresión, siempre que ésta entre en contraposición con lo que se ha dado en llamar “lo políticamente correcto”.
AES quiere dejar claro que los cristianos, además del derecho a la libertad de expresión, tienen el derecho y la obligación, con su voto en unos casos o con su participación directa en política en otros, de cambiar toda ley injusta, que como la del aborto, atenta contra la dignidad del ser humano. 
Granada, 11 de enero de 2010.
AES Granada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...