Carta abierta de Europa Laica a Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zaragoza por apoyar la recolocación de símbolos religiosos

Asistimos con estupor a la deriva confesional católica que ha adoptado, últimamente, su formación política.

Cuando irrumpieron en la vida política nacional se mostraban abiertamente partidarios de una nueva política que condujera a una auténtica separación Iglesia-Estado y así lo mantuvieron en las diversas entrevistas que se realizaron con grupos laicistas.

Más adelante decidieron dejar de proclamarse un Partido laico para denominarse aconfesional. Suponemos que por influencia de la toda poderosa jerarquía de la iglesia católica. Por aquel entonces su formación política utilizó como coartada el argumento de que la Constitución española define a España como un Estado aconfesional y por tanto eso les decidió a alinearse con el mandato de la Carta Magna.

Lamentablemente hemos ido observando el recorrido inverso en su formación al comprobar que han eliminado de su programa electoral cualquier mención al laicismo y a la laicidad en las Instituciones.

En Zaragoza hubo un tiempo en que el Alcalde Belloch hacía que un ujier transportara un crucifijo hasta la mesa de los Plenos municipales. Creíamos felizmente superado ese periodo una vez que el Sr. Juez dejó el cargo y los zaragozanos otorgaron su confianza a una fuerza política que hizo verdaderos esfuerzos por cumplir con el mandato constitucional. Ya sabrán que les hablamos del artículo 16.3 de la C.E. “Ninguna confesión tendrá carácter estatal “. Y Ustedes que se autoproclaman constitucionalistas deberían ser los primeros en cumplir y hacer cumplir la Constitución. Pero ya en la pasada legislatura votaron, ante propuestas no de ley impulsadas por los grupos laicistas de este país, alineándose con el Partido Popular, en contra de acabar con el adoctrinamiento católico confesional en los colegios o en contra de denunciar el vergonzoso Concordato que conculca la aconfesionalidad del Estado.

Imaginamos que condicionados por sus pactos vergonzosos con la ultraderecha, hemos conocido la infausta decisión de volver a colocar en el Ayuntamiento de Zaragoza las imágenes religiosas que habían sido retiradas por el anterior gobierno municipal con el propósito de cumplir con la laicidad .

Sería deseable que la influencia que tienen sobre Ciudadanos las fuerzas reaccionarias no nos hicieran retroceder a vivir en un Estado clerical que parecía afortunadamente superado.

Les invitamos a que reconsideren su decisión de prestar apoyo a estas decisiones que ponen en entredicho un tema tan sensible como la neutralidad del Estado en materia religiosa y nos mostramos, como siempre, dispuestos a entablar una conversación directa sobre el laicismo, un principio indisociable de la democracia.

Antonio Gomez Movellan y Asunción Villaverde Zamora, por la Junta Directiva de Europa Laica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...