Carta abierta al maestro Paulo Freire, a propósito del 2 de mayo –día de su partida-, y a propósito de la educación bancaria y de escolares inmovilizados por el Covid 19

¿Quién ha inmovilizado más los cuerpos, los cerebros, el movimiento, la imaginación, la creatividad, los afectos, las emociones y el pensamiento ciudadano crítico de nuestr@s alumn@s? ¿El Covid 19 que les tiene confinados hoy o la recalcitrante persistencia de modelos pedagógicos bancarios en las escuelas de Chile, modelos que tú, maestro Freire, estudiaste y desenmascaraste como nadie?

Te escribo para informarte que el modelo o paradigma pedagógico bancario de la educación que tú denunciaste, lamentablemente, goza de plena vigencia hace décadas en nuestra realidad educativa de aula.

Pregunto, a modo de homenaje, dirigido a ti, maestro Paulo Freire: ¿Qué nos enseñaste tú, respecto de este modelo educativo bancario?

Nos enseñaste que la educación bancaria asume la inserción del niño, la niña y adolescente en su realidad social como una ”una tarea demoníaca, absurda, que la concepción bancaria no puede soportar”[1].

A este respecto nos advertiste, una y otra vez, que la educación bancaria es un modelo antipedagógico que se enquista en los procesos formativos escolares, desde la escuela, y desde el adultocentrismo, modelo que operó históricamente y que opera incluso hoy, insalvablemente, desde “esquemas rígidos de pensamientos”.

Por lo mismo nos invitaste a examinarnos como profes toda vez que una y otra vez nos advertiste que la práctica del docente bancario no es más ni es menos que la obra de un negador, esto es, se trata de esa “pedagogía” que a priori “niega al hombre como ser de la búsqueda” … “niega la creatividad del hombre, sometiéndolo a esquemas rígidos de pensamientos” … y “niega al hombre como un ser de la praxis”. 

Las consecuencias de esta práctica y concepción bancaria -negadora, materializada en la escuela-, obvio, no se hacen esperar: son nefastas para niñas, niños y adolescentes desde el punto de vista de sus posibilidades de desarrollo integral…pues  esta “pedagogía” bancaria y negadora “Inmoviliza lo dinámico”, es decir, (te cito) inmoviliza al niño y a la niña.

Esto explica, tal y como nos lo dijiste, maestro Freire, por qué en la escuela los niños y las niñas o (te cito otra vez) “educandos inquietos, creadores y refractarios a la cosificación sean vistos por esta concepción deshumanizante como inadaptados, desajustados o rebeldes”.  Es que la docencia bancaria  -también lo dijiste-   “transforma lo que está siendo en lo que es y así mata la vida” , lo cual significa, ni más ni menos, que esta práctica y concepción seudopedagógica amputa al ser humano, lo fragmenta, toda vez que excluye  dimensiones o ámbitos formativos constitutivos del desarrollo integral de su dignidad, de su vida,  por ejemplo  lo cívico, su inserción en la  democracia, su derecho a asumirse como sujeto/a transformador de la realidad social, su condición de ser un ser emocional y racional al mismo tiempo (la escuela sólo educa su dimensión racional), su “derecho a decir su palabra”.

Gracias, pues, a este paradigma bancario de la educación  -el que excluye la dimensión formativa socioemocional, cívica, política y  ciudadana del desarrollo humano integral de la niña y el niño en las escuelas-, se termina insertando al mundo al egresad@ del liceo no en su calidad de ciudadano/a y sujeto emocional y racional sino como un “objeto de conservación del poder”  y como “fuerza política maximizada como fuerza económicamente útil”, como denuncia un maestro chileno que ha seguido hasta hoy los postulados de la pedagogía crítica que tú, Paulo Freire, hiciste presente en Latinoamérica como ningún otro; refiero al Premio Nacional de Educación 2017, Abraham Magendzo.

Y así, la historia sigue y sigue; y así, muchos egresados del sistema escolar chileno salen y saldrán preparados para integrarse prudentemente (y cargando todas estas carencias emocionales, cívicas, etc.) a su tiempo  histórico y, obviamente, para pasar de largo  frente a la necesidad de transformar la realidad social empuñando sólidas razones fugamundo, cartesianas (que no saben de la emocionalidad o salud emocional del sujeto) o de fe o metafísicas u ontológicas contra cualquier asomo de cambio… Y todo gracias a esa educación inmovilizadora de cuerpos, cerebros, ideas y emociones que también denunció por años Claudio Naranjo.

Por lo mismo, siguiéndote a ti, recordándote a ti, maestro Paulo Freire, el profesor bancario guarda celosa observancia a algunas de las categorías seudo-pedagógicas y/o dogmas operativos de aula, recalcitrantemente adultocéntricos e inmovilizadores del niño y la niña, categoría que, parafraseándote, cito a continuación:

“Yo, el educador, tengo la razón porque opero precisamente con ésta; tú, el educando, operas con la emoción. Yo soy el educador y, por tanto, el que “siempre educa”; tú, en cambio, eres “el educando, el que es educado”.  Yo, el profesor, soy el que disciplina; tú, como educando, eres el disciplinado. Yo, el educador, soy quien debe hablar; tú, el educando, debes limitarte a escuchar. Yo, el educador, prescribo; tú, en tu condición de educando, debes limitarte a seguir la prescripción. Yo, como educador, elijo el contenido de los programas; tú, el educando, los debes recibir (“en forma de ´depósito`”.). Yo, el educador, soy “siempre quien sabe”; tú, “el educando, el que no sabe”. Yo, el educador soy “el sujeto del proceso”; tú, el educando, mi objeto o un mero objeto. ¡¡Huichipirichi!!

Pregunta de cierre, a riesgo de ser reiterativo: ¿Quién inmoviliza más los cuerpos, los cerebros, el movimiento, la imaginación, la creatividad, los afectos, las emociones y el pensamiento crítico, ciudadano y político en desarrollo de nuestr@s alumn@s? ¿El Covid 19 y el consiguiente confinamiento que afecta e inmoviliza hoy a l@s escolares… o la insoportable persistencia en las escuelas de Chile de esas categorías seudo-pedagógicas y/o dogmas operativos de aula, recalcitrantemente adultocéntricos, que denunciaras tú, maestro Paulo Freire, y que yo acabo de parafrasear? ¡¡Tarea pa` la casa!! ¡¡Gracias maestro Paulo Freire!!

Noé Bastías. Profe de filosofía

Paulo Freire fue un pedagogo, filósofo, escritor, poeta, abogado y economista brasileño, reconocido en el mundo como uno de los más destacados impulsores y defensores de la pedagogía crítica, sobre todo en Latinoamérica. Su Pedagogía liberadora y del oprimido se considera uno de los textos fundamentales del movimiento de la pedagogía crítica. Fecha de nacimiento: 19 de septiembre de 1921, Recife, Pernambuco, Brasil. Fallecimiento: 2 de mayo de 1997, São Paulo, Estado de São Paulo, Brasil. Fuente: Wikipedia

CITAS

  1. Freire, Paulo, La concepción bancaria y la concepción problematizadora de la Educación, Ensayos escogidos sobre la acción cultural, Teorías Sociológicas de la Educación, Universidad Católica del Norte, Profesora Pabla Rivera, apuntes de cátedra, personales, 2001.
  2. Freire, Paulo, Pedagogía del oprimido, Editorial Tierra Nueva, Montevideo, 2da Edición, 1970.
  3. https://www.futuro360.com/data/claudio-naranjo-congreso2018_20180116/ Naranjo, Claudio, Congreso FUTURO 2018: “Dar la educación que tenemos es darles mierda a todos”. “Lo que tenemos no es una educación compensatoria para el embrutecimiento, sino una educación que embrutece a cualquiera. Se ofrece como un gran regalo con la educación obligatoria, pero es un regalo bastante podrido”.
  1. Magendzo K., Abraham; Donoso F., P.; Valué C., F.; Dueñas S., C.; Kaluf A., C.; Soto L., S., EDUCAR EN Y PARA LOS DERECHOS HUMANOS: UNA TAREA PARA LOS PROFESORES DE HOY, República de Chile – Ministerio de Educación, Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas, ediciones CPEIP, 1992.
  2. Revista Mensaje, Chile: Cambios, miedos y convivencia, entrevista con el Dr. Pedro Güel, sociólogo, Santiago-Chile, Nº 552, septiembre, Vol. LV.2006.

[1] Ibid., p. 24.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...