Carta abierta a la regidora Ana Santos y al alcalde de Tarragona (ambos del PSC)

La  corporación del Ayuntamiento de Tarragona rechaza -por mayoría- una moción por la laicidad de la Institución, con los votos del  PSC, PP, Unió y C’s”.

También al resto de regidores de ese Ayuntamiento que se han abstenido o votado en contra de una moción que pretendía avanzar en la laicidad institucional.

También a aquellos alcaldes/as y concejalas y concejales, regidor@s del conjunto del Estado que eluden avanzar en la laicidad de las instituciones locales aduciendo, en algunos casos, motivos ancestrales y muy poco ilustrados e incumpliendo, de forma muy alarmante, el principio constitucional de laicidad del Estado. Aunque también hay que valorar positivamente aquellos Ayuntamientos que la han aprobado en cumplimiento del principio de laicidad y de convivencia democrática, en una sociedad plural y secularizada.

Esta carta va destinada, también, a personas del entorno municipal muy conocidas como es, entre otras, Manuela Carmena (alcaldesa de Madrid) que en contestación a Europa Laica, parece ser que confunde el “principio de laicidad”, con una convicción particular, (se hace cita textual de una parte su carta de 7 de abril 2016)… “…Como representante de una institución pública (Ay de Madrid) tengo la obligación moral y constitucional de gobernar para todos, respetando la diversidad presente en la ciudad, lo que me obliga a ser tolerante con las opiniones de los demás y sus creencias, sin poder adquirir compromisos al respecto”. Contestaba así a una solicitud de reunión (que no se ha producido todavía) con el propósito de reflexionar sobre avances de laicidad en el Ayuntamiento de mayor población del Estado y la posibilidad de que apoyaran la constitución de una Red de municipios por un Estado laico. Se le contestó, evidentemente, que precisamente ·el principio de laicidad”, permite respetar la diversidad de convicciones, carta a la que ya no ha contestado.

Volviendo al Ayuntamiento de Tarragona la moción presentada, muy oportunamente, por la regidora Arga Sentís (ICV) y apoyada por la CUP solicitaba que los  reglamentos y protocolos municipales se adaptaran al principio de laicidad del Estado y que los representantes municipales, en función de sus cargos públicos, no veneren imágenes, ni participen en liturgias o manifestaciones religiosas. Que no se facilite gratuitamente suelo público a las confesiones religiosas, por ser entidades privadas y que se eliminen las exenciones fiscales municipales a estas entidades, en la medida que la ley estatal lo permita. También se solicitaba hacer mociones destinadas el Estado central, en la línea de eliminar los privilegios, sobre todo tributarios, a la Ic y a otras confesiones.

El regidor de ERC (Pau Ricomà), incomprensiblemente, tildó la moción de anticultural (?) y llena de tópicos, enredándose entre “la música y la letra”. NO comentamos algunas de  las, en nuestra opinión, poco afortunadas intervenciones de otros y otras regidoras, pues se pueden ver en las actas del pleno del 23 de octubre.

Ana Santos (PSC) aseguró que “el principio de laicidad es defendido por todos, si bien el Consistorio nunca debe decir que no a ceder espacios municipales a entidades religiosas”. Tachó de demagógica la moción aludiendo a la Setmana Santa o la festividad de “Sant Joan”, “…fiestas en las que, comentó, muchos tarraconenses salen a la calle” (?)

Estimada Ana, respetamos, como no podría ser de otra forma, tu posición y el voto del alcalde y del resto de regidores, pero pensamos que no se ha entendido nada. Desconocemos a qué principio de laicidad se refiere en su intervención. Cuando tilda de demagogia la presentación de la moción, se equivoca… porque demagogia es, por ejemplo, NO velar por los intereses del municipio de Tarragona cuando se niegan a admitir que no haya privilegios para entidades privadas, como es el cobro de impuestos o regalarles patrimonio público. O cuando se niegan a que los reglamentos de protocolo se adapten a la Constitución. Demagogia podrá ser no velar por una convivencia igualitaria en materia de convicciones y creencias.

La laicidad no va en contra de las convicciones y creencias, ni de sus expresiones externas religiosas o de otra naturaleza ideológica. Todo lo contrario, propugna el respeto a todos. Lo que no entiende el laicismo es la mezcla Religión-Estado o los privilegios económicos, simbólicos y tributarios hacia corporaciones privadas. Porque, además, en Tarragona hay personas de convicciones y creencias muy diversas y todas se merecen el mismo respeto.

Y eso mismo propugnaba la moción en Tarragona y la presentada en otros municipios donde SI se ha aprobado y por cargos municipales del partido al que usted pertenece. También hay casos, que como su grupo, han negado en otros lugares una moción similar.

Es una pena que el Ayuntamiento de Tarragona no mire hacia adelante, sino al pasado, que no acepte profundizar en democracia, habiendo aprobado esa moción u otra de características similares, consensuada en su caso.

Porque laicidad y democracia son sinónimos y así, también, lo afirman programas electorales de su partido y el de otros.

En el caso del PSC-PSOE, se ha venido comprometiendo reiteradamente, (cita textual resumida) “…a consolidar el principio de laicidad del Estado, incluyendo el sometimiento de los representantes públicos al principio de neutralidad religiosa en sus actuaciones., que habrá de regir los actos institucionales… a denunciar los Acuerdos con la Santa Sede y avanzar en la autofinanciación de las confesiones religiosas y una fiscalidad que NO las privilegie…”  Pero, además, la Secretaría de política municipal del PSOE envío a todas las agrupaciones, en abril de 2016, una propuesta de moción para el cumplimiento del principio de laicidad municipal, similar a la que ustedes han negado y que se puede comprobar en el enlace:

https://laicismo.org/2016/el-psoe-presenta-mociones-en-los-ayuntamientos-para-promover-la-laicidad/144550

Muchos cargos públicos una vez en “el sillón” se olvidan de los compromisos adquiridos en campaña electoral. Y eso es una tragedia para la convivencia  y, sobre todo, para la credibilidad de la democracia representativa.

Quedamos a su disposición.

Francisco Delgado. Presidente de Europa Laica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...