Carta abierta a la Conferencia Episcopal Española y sus secuaces

Los obispos están haciendo política cuando no les corresponde, se creen que los católicos practicantes son los únicos ciudadanos con derechos en España.

Ellos no sólo insultan al gobierno sino al pueblo creyendo que somos ignorantes que nos creemos todo lo que ellos nos dicen, sobre todo sus mentiras usando palabras grandilocuentes como "destrucción de la democracia" cuando ellos jamás la han defendido apoyando siempre a gobiernos totalitarios de derechas como la dictadura argentina y la española por citar solo dos casos.

No se puede pedir que una institución que no practica la democracia pueda entender el concepto de la misma.

La iglesia ha sido mentora sólo de movimientos de extrema derecha destinados solo a marginar y castigar a aquellos que piensan distinto, como el Opus Dei, Legionarios de Cristo y otros grupos reaccionarios y clasistas.

La Iglesia nunca se ha destacado por su tolerancia y comprensión sino por la marginación de grupos que se alejan de su "doctrina consolidada". Jesús no fue amigo de la jerarquía eclesiástica de su época sino de los leprosos, las prostitutas y los pecadores. Si viniera ahora, su primer milagro consistiría, sin lugar a dudas, en la destrucción total del Vaticano y los sinvergüenzas que se esconden tras sus muros. Y por supuesto haría desaparecer todas las Conferencias Episcopales del todo el mundo, porque de ellas nunca, nunca ha salido nada positivo. Sino que se lo pregunten a los familiares de los desparecidos en Argentina.

El obispo de Sigüenza dice que los obispos se han sentido insultados, pero a los obispos, cardenales y demás no les interesa cuando el mismo pueblo se siente insultado con sus atropellos, indiferencia y marginación. A ellos no les interesa lo que puedan sentir aquellos que no son "católicos practicantes" porque sencillamente no los consideran merecedores de vivir entre ellos. Yo me siento insultado cuando la iglesia se mete en mi vida, una vida decente pero sin creencias supersticiosas. Pero a los obispos no les importa si yo me siento insultado, no les importa si el gobierno se siente insultado, no les importa que los pobres se sientan insultados ante la ostentación de la riqueza de la Iglesia, no les interesa si los otros credos se siente insultados cuando los señores obispos o el Papa hablan porque siguen creyendo que sólo ellos están en poder de la verdad. Y ESA ES LA MAYOR MENTIRA DE LA IGLESIA CATOLICA.

Nuestra única esperanza, la esperanza de millones de españoles es que de una vez por todas, el gobierno se decida a revocar el infame concordato con el Vaticano y se terminen de una vez por todas los privilegios de la Iglesia Católica para que la sociedad española sea más justa, tolerante y libre.

¡Cuántas obras realmente buenas y de provecho, como la construcción de viviendas asequibles para los jóvenes, podrían llevarse a cabo con todo el dinero que se le da a la Conferencia Episcopal para que termine insultándonos a todos, pueblo y gobierno! España es el único país de Europa que continúa financiando a la Iglesia del modo que lo hace.

Que se termine por fin la esclavitud del pueblo español con la Iglesia del Vaticano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...