Carta a los Reyes Magos de los obispos para el 20-N: que se deroguen los matrimonios gays y el aborto

Para Rouco, de entre los partidos con representación paralamentaria, el PP parece la única alternativa, en absoluto el PSOE

Los obispos han hecho público un documento en el que transmiten sus orientaciones para los católicos de cara al próximo 20-N. En su 'carta a los Reyes Magos' anticipada, la Conferencia Episcopal ha advertido de la peligrosidad de leyes como la del aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo. O dicho de otra manera, que voten por aquellos partidos que se comprometan a derogar los matrimonios gays y el aborto.

Aunque los obispos no quieren entrar en opciones de partido y tampoco quieren imponer a nadie ningún programa político, entre las formaciones con representación parlamentaria es el PP quien más se aproxima a estas expectativas. Los de Rajoy ya han anunciado que anularán la reforma del aborto y se volverá a la etapa anterior. En este sentido, resulta incomprensible que esto pueda ser satisfactorio para los obispos, quienes jamás se movilizaron ni pidieron a Aznar cuando tenía mayoría absoluta que derogara esta incómoda herencia del Gobierno de Felipe González. Aunque con respecto al matrimonio homosexual el PP es más ambigüo, Rajoy en persona, se ha comprometido a cambiarlo de nombre si el Constitucional avala la ley.

Las iniciativas del Gobierno de Zapatero, un peligro
“Hemos de llamar de nuevo la atención sobre el peligro que suponen determinadas opciones legislativas, que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural o que incluso llegan a tratar como un derecho lo que en realidad constituye un atentado contra el derecho a la vida”, indican los obispos en el un documento aprobado por la Comisión Permanente para ayudar a los católicos en “el ejercicio responsable del deber de votar” el próximo 20 de noviembre.

Derecho de todos a ser tratados como “esposo y “esposa”
Añaden que “son también peligrosos y nocivos para el bien común ordenamientos legales que no reconocen al matrimonio en su ser propio y específico, en cuanto unión firme de un varón y una mujer ordenada al bien de los esposos y de los hijos”. Por ello, la Conferencia Episcopal Española (CEE) considera necesario promover nuevas leyes “que reconozcan y tutelen mejor el derecho de todos a la vida, así como el derecho de los españoles a ser tratados por la ley específicamente como ‘esposo’ y ‘esposa’, en un matrimonio estable, que no quede a disposición de la voluntad de las partes ni, menos aún, de una sola de las partes”.

Crisis económica
Los obispos también se refieren a la “grave crisis económica” para reclamar “políticas sociales y económicas responsables, y promotoras de la dignidad de las personas, que propicien el trabajo para todos”. “Son necesarias políticas que favorezcan la libre iniciativa social en la producción y que incentiven el trabajo bien hecho, así como una justa distribución de las rentas; que corrijan los errores y desvíos cometidos en la administración de la hacienda pública y en las finanzas; que atiendan a las necesidades de los más vulnerables, como son los ancianos, los enfermos y los inmigrantes”.

Enseñanza de la religión
En el ámbito educativo, los obispos reclaman una “regulación más adecuada” para garantizar la enseñanza de la religión y moral católica en la escuela estatal y para que los niños “puedan desarrollar lo más posible todas sus capacidades”.

Terrorismo
Sin mencionar el comunicado de ETA de anuncio del fin definitivo de la lucha armada, los obispos advierten de que una sociedad “que quiera ser libre y justa” no puede reconocer a una organización terrorista “como representante político de ningún sector”.

Nacionalismo sí, pero dentro de la unidad de España
Sí reconocen la “legitimidad moral” de aquellos nacionalismos o regionalismos que, “por métodos pacíficos, desean una nueva configuración de la unidad del Estado español”. Pero también destaca que “es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...