Carlos Monsiváis, cronista indispensable del México contemporáneo, muere con 72 años

COMENTARIO: En sta web de LAICISMO podrán encontrar varios artículos sobre laicismo, pues era un defensor de la laicidad en México y en el mundo. Desde aquí lamentamos esta pérdida para el movimiento laicista mundial.

Carlos Monsiváis, considerado el gran cronista de las últimas décadas en México y uno de sus intelectuales más críticos y populares, murió el sábado a los 72 años de edad, después de varios meses hospitalizado por una fibrosis pulmonar.

Su voz y pensamiento, crítico y afilado, fue durante largos años omnipresente en los grandes medios de comunicación escritos y televisivos de México, lo que le convirtió en uno de los intelectuales más reconocidos y queridos del país.

Su popularidad llegaba a tal punto que su amigo y poeta José Emilio Pacheco, vigente premio Cervantes, dijo una vez que era el único escritor "que la gente reconoce en la calle".

Autores como Carlos Fuentes o Elena Poniatowska, amigos de Monsiváis desde que inició su carrera hace medio siglo, resaltaron el sábado el valor del excepcional cronista.

Era un "grandísimo escritor que renovó el género del ensayo en México. Lo sacó de modos un poco anticuados y le dio una vitalidad, una novedad, una capacidad de abarcar todos los temas de la vida de México, social, cultural, política, que lo convierte seguramente en el más importante ensayista moderno de México", dijo Fuentes desde su residencia de Londres al diario mexicano El Universal.

"Era un espíritu vivo, un espíritu audaz, un espíritu crítico", definió. El premio Cervantes 1987 advirtió de que, al igual que sucederá con el Nobel portugués José Saramago, fallecido un día antes, "un escritor no se muere porque deja una obra. No se pierde a Monsiváis, se ha ganado a Monsiváis para siempre".

Por su parte Poniatowska, compañera inseparable de Monsiváis en el terreno de la literatura y de las causas políticas, aseguró que el fallecido "era una guía" para los intelectuales mexicanos, que solían perdirle consejos, y recordó que su obra abarca numerosos campos como la crónica, análisis, ensayo, periodismo o crítica artística y política. También recalcó el activismo social de Monsiváis, siempre desde la izquierda, aunque sin perder el punto de vista crítico.

El presidente de México, el conservador Felipe Calderón, también expresó su "profundo pesar" por la muerte del ensayista. "Su obra se caracterizó por su agudo y bien informado sentido crítico (…) forjó escuela entre los grandes cronistas de la cultura y la sociedad en el México contemporáneo", dijo Calderón en un comunicado.

Nacido en 1938 en la Ciudad de México, Monsiváis estudió en la Escuela de Economía y en la Facultad de Filosofía y Letras de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su trayectoria incluye más de 50 títulos, como 'Días de guardar' (1970) o 'Aires de familia' (2000). A principios de marzo de este año presentó su última obra, "Apocalipstick", una recopilación de crónicas de la capital mexicana.

Ha sido reconocido con múltiples galardones como el Premio Anagrama de Ensayo 2000 y el de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2006 (anterior premio Juan Rulfo), además de doctorados honoris causa por universidades como la de San Marcos (Perú) o de Arizona (Estados Unidos).

Su vida personal, firmemente asociada, como su obra, a la Ciudad de México, también ofreció innumerables anécdotas como su convivencia desde hacía largos años con más de una docena de gatos o que era reacio a utilizar celulares y, cuando alguien le llamaba a su domicilio, inevitablemente imitaba la voz de una empleada doméstica para despistarle.

Desde que el 2 de abril fuera ingresado en terapia intensiva en el hospital capitalino Salvador Zubirán, el Ministerio de Salud había emitido varios comunicados sobre el estado de Monsiváis hasta que este sábado confirmó su deceso. El escritor será velado a partir de la noche del sábado en el Museo de la Ciudad de México.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...