Cardenal Burke: «No podemos aceptar las determinaciones de los gobiernos seculares, que tratarían la adoración a Dios como ir a un restaurante»

Anima en una carta a ir a misa y comulgar en plena crisis del coronavirus

Ha expresado que el culto público debería considerarse un bien de primera necesidad, pudiendo acudir a la eucaristía «así como podemos comprar alimentos y medicinas, mientras cuidamos de no propagar el virus en el proceso»

Animando a desobedecer las órdenes de confinamiento para ir a misa y comulgar, Burke contradice a la Iglesia que, para prevenir contagios, hace días que ha suspendido las celebraciones y dispensado a los fieles de la recepción de la comunión.

«No podemos aceptar las determinaciones de los gobiernos seculares, que tratarían la adoración a Dios como ir a un restaurante», afirma la misiva del cardenal, expresando que el culto público debería considerarse un bien de primera necesidad, pudiendo acudir a la eucaristía «así como podemos comprar alimentos y medicinas, mientras cuidamos de no propagar el virus en el proceso».

Desde su visión, del todo alejada de la realidad y gravedad de esta pandemia, ha propuesto en su carta que los sacerdotes o los fieles desinfecten los bancos de los templos tras cada celebración del culto, pero que no se suspenda esta reunión.

El cardenal Burke

El cardenal Burke

Un cardenal anti-derechos

Después de culpar a los «gobiernos seculares» de que a los actos religiosos no se les reconozca una «importancia distintiva», el cardenal Burke ha arremetido contra diferentes prácticas del derecho a la libertad (de decidir sobre el propio cuerpo, el derecho a la libre identidad sexual o a la diversidad cultural y religiosa), que desde su perspectiva afectan negativamente a la sociedad. Ha señalado, así, a los «ataques contra los no nacidos» y a los que defienden «una identidad sexual distinta de la que Dios nos ha dado», así como a lo que ha denominado «teoría del género».

Por último, ha reaccionado en contra de la religiosidad católica con una forma diferente a la de la tradición occidental: «hay quienes dentro de la Iglesia se refieren a la tierra como nuestra madre», ha criticado. Tildando al catolicismo amazónico de «paganismo». «Los grandes males como la peste son efecto de nuestros pecados actuales», ha concluido el prelado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...