Cándida Martínez dice que el sector educativo quiere «una sociedad laica»

Después de más de 20 días de debate en toda la comunidad andaluza respecto al documento presentado por el MEC para la reforma de la Ley de Calidad, parece que las propuestas del profesorado andaluz se decantan por avanzar "hacia una sociedad laica" donde la asignatura de religión "no sea evaluable" y por la eliminación de la prueba extraordinaria de Secundaria y la del Bachillerato, iniciativas propuestas por el anterior gobierno español. Así lo comentó ayer la consejera de Educación, Cándida Martínez, tras inaugurar en el parador de la Arruzafa de Córdoba las Jornadas Andaluzas sobre la reforma del sistema educativo que ponen punto final a un debate amplio en el que han participado unas 3.000 personas en toda Andalucía y unos cien ponentes.

Aunque las conclusiones elaboradas por las distintas provincias aún no están cerradas, la consejera avanzó ayer las propuestas que se están viendo más unánimes en los tres grupos de debate. Así, hay una apuesta generalizada por que se considere con carácter educativo el primer ciclo de educación Infantil (0-3 años), "pero se piden profesionales cualificados, técnicos de FP, y no sólo maestros". Además, la comunidad educativa se decanta por la evaluación continua "por lo que no tiene sentido la prueba extraordinaria de Secundaria". Tampoco es aceptada la prueba de Bachillerato o reválida que proponía la LOCE ni los itinerarios en la ESO, mientras que se piden "propuestas más flexibles para atender a la diversidad".

Respecto a la petición del SADI de que se congelen las oposiciones en Educación, la consejera aseguró que la Administración autonómica, "en su apuesta por la estabilidad del profesorado, no congelará la convocatoria de oposiciones". Cándida Martínez insistió en que desde la consejería se ha planteado al MEC en reiteradas ocasiones que contemple alguna medida para reconocer el tiempo de trabajo de los profesores interinos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...