Camino al enfrentamiento

En los escritos anteriores ha quedado planteado que:

1- El génesis del enfrentamiento declarado inter-religiones lo fue la participación en las elecciones nacionales de 2018 del Partido Restauración Nacional y su candidato Neopentecostal; 2- La situación del país en el ámbito social, político y económico era de crisis profunda y sostenida; 3- La corrupción ya venía al galope con jinetes políticos, cubiertos con una capa jurídica impermeable, muy bien hilvanada, llamada impunidad; 4- La población sufría un proceso de empobrecimiento, el cual unido a la falta de puestos de trabajo se estaba convirtiendo en insoportable para la vida digna; 5- La economía real y su estructura productiva nacional, de nacionales, estaba en ruinas, desplazada por un déspota sistema financiero.

En esta radiografía faltarían otras características y otras situaciones de menor rango e importancia que vendrían a completar los síntomas de ese destructor síndrome que ha resultado la implantación de las normas del Neoliberalismo que todos conocen muy bien. Estas las pasaremos por alto, a riesgo de perder claridad en el planteamiento pero esperamos que no sea así en el objetivo que busca la explicación. Dijimos que es esta difícil condición social que señalamos, el sustrato que permitió el desarrollo el planteamiento y la acción de Restauración Nacional.

Es obligación para que todos entendamos claramente lo que es el Partido Restauración Nacional, comenzar conociendo los planteamientos que hace su candidato en lo que llama “plan de gobierno”. Dejamos de lado las muchas explicaciones poco claras o confusas que encontramos en el recorrido de sus páginas porque nos deja la impresión de que en este programa participaron personas diferentes y de diferente pensamiento, lo cual entorpece su comprensión y aterra su exageración. Pero, pensándolo mejor, pueden ser objeto de un escrito posterior.

Se deja notar en el trascurrir de la lectura del plan de gobierno que el señor candidato intenta soslayar su faceta de predicador “evangélico Neo pentecostal” ya que le causa dificultades para poder explicar sus argumentos. Es precisamente que conociendo esa fase se conoce la naturaleza y personalidad de quien los expone y con esa base dichos argumentos toman sentido y devela su significado e intención. Recordemos que es en este carácter Neopentecostal que fue “decretado” por su Apóstol, candidato y Presidente de la República.

Pero además, para entenderlo hay que saber que su ideología política es Neoliberal (Estado mínimo autoritario y economía de libre mercado). No puede ser de otra índole, proviene de las Mega Iglesias Neo pentecostales de E.U.A. Esta posición política desacredita totalmente lo que señala que hará en el campo económico por quedar en franca contradicción, la mayoría de las veces irreconciliable. Por definición se explica no es necesaria otra explicación.

Por ser un partido Neoliberal, el cual promueve fundamentalmente un Estado mínimo y una economía de libre mercado, produce cierta simpatía que hable de tareas tales como:

Por lo tanto, debemos trabajar en temas de equidad e integración social; repensar y fortalecer la estructura productiva del país, para hacer crecer el empleo por encima del ritmo de la producción y en sectores con fuertes encadenamientos productivos; fomentar emprendimientos; salir de la informalidad y mejorar los salarios, sobretodo de los que menos ganan. Debemos mejorar los servicios sociales; garantizar la inversión social pública, pese a los limitados recursos disponibles, además de revisar la efectividad de esta inversión y su incidencia inmediata en los objetivos sociales. Es vital promover la solvencia fiscal, analizar la idoneidad en la recolección, garantizando que sea progresiva con una efectiva recaudación, pero también analizar profundamente el gasto público y su efectiva gestión.”

La Nueva Reforma Apostólica fue un movimiento heterodoxo en el Evangelismo conocido como la «Nueva Reforma Apostólica 1» (NAR), también conocido como el «movimiento apostólico-profético», el cual obtuvo una gran influencia entre las iglesias pentecostales en todo el mundo, a partir de finales de los 90. Los planteamientos teológicos, los principios y las proposiciones de esta reforma es lo que “empodera” las iglesias Neopentecostales. Las personas que forman parte de este movimiento siguen a los “apóstoles” y “profetas” actuales que «Dirigen la iglesia Neopentecostal y quienes dan nueva revelación divina que es necesaria para establecer “el reino de Dios en la tierra».

Como es de fácil interpretación, para aquella “Nueva Reforma Apostólica” es necesario contar en los países con una Gran Reforma Educativa, (así lo propone) la cual vendría a implantar en la cultura de la (“nueva”) sociedad costarricense sus principios y propuestas que les permitan tener una base para implantar y difundir el Evangelismo Neopentecostal y así poder lograr su mandato de «Dirigir la iglesia y dar la nueva revelación divina necesaria para establecer el Reino de Dios en la tierra». El cual es su principal objetivo estratégico.

El “plan de gobierno” comprueba lo anterior diciendo:

“Uno de nuestros principales estandartes será la Gran Reforma Educativa para la Costa Rica del Bicentenario en el 2021, con lo cual, se dejará de lado aquello que no está actualizado con las visiones de país que queremos o que son “lastre y ruido” en los procesos de enseñanza, pero también, se propondrá el perfil de costarricense que debemos ser para afrontar los retos del futuro.”

Hay que reconocer que en cuanto a este punto de sustituir la cultura y la ideología democrática actuales por una Evangélica Neopentecostal son muy claros en su explicación.

“En materia de libertad religiosa y de culto se debe garantizar un marco legal que garantice la protección de su ejercicio, sin distingo de credo, y promover que el alcance y penetración de estas organizaciones sean un fuerte brazo de apoyo en la ejecución de los objetivos de impacto social, guardando todos los respectivos controles de transparencia y eficiencia.”

Como queda constando con las comillas, este párrafo lo copio textualmente con la finalidad de que cada lector pueda sentir su complejidad y sus consecuencias.

Mi criterio plantea que la organización Neopentecostal no debería constituirse en un “fuerte brazo de apoyo en la ejecución de los objetivos de impacto social”, simplemente porque irrumpe en el ámbito político costarricense con una estrategia que cambiaría la naturaleza de nuestra República, igual que lo haría un Estado comunista. Creo que Costa Rica debería mantener su Estado actual, tendiendo a recuperar el Estado Social Democrático de Derecho (Constitución Política de C.R.).

Este principal objetivo estratégico: “Establecer el Reino de Dios en la tierra” descalificaría este “credo” para que pueda tener garantía de convertir nuestro Estado Democrático en un Estado Teocrático, autocrático, con una cultura (ideología) Evangélica Neopentecostal. Si algún día un Partido de esta naturaleza religiosa ganara las elecciones, quedarían en alto riesgo la sociedad pluralista, el Estado Democrático y la Ideología del Bien Común.

Este tema de la ideología y el Estado, por su importancia, serán desarrollados en el próximo escrito, exclusivo para ello.

Eduardo Delgado Soto es Licenciado en Ciencias Políticas

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...