Cae una secta satánica que esclavizaba a sus víctimas bajo amenazas

El anuncio garantizaba la desaparición de los problemas pero, en realidad, a los clientes se lo quitaban de todo. Un servicio de brujería escondía una elaborada estafa que conseguía anular la personalidad de los solicitantes para que entregaran sus propiedades y actuaran como esclavos. El líder de esta trama se hacía pasar por hijo de Satán y amenazaba con maldecir para siempre a sus víctimas. La Guardia Civil ha empezado a tirar del hilo a través de la Operación Creador, que arroja, de momento, seis detenidos en la provincia de Cádiz, entre ellos, el supuesto vástago del diablo.

La casa del líder se encontraba en la calle Buitre de la urbanización de Los Gallos, en Chiclana, donde los agentes encontraron restos de animales sacrificados, además de objetos tradicionales de fiestas satánicas. La investigación comenzó en septiembre tras la denuncia de que en esta vivienda se podían estar realizando este tipo de prácticas.

Anuncios en periódicos

Los agentes comprobaron que sus responsables, una pareja de 34 y 24 años, se anunciaban en los periódicos locales: "Profesor, vidente, brujo Satán espiritual, experiencia y seriedad, poder en todos los ámbitos para solucionar problemas, especialmente de amor, recuperar pareja, quitar mal de ojos, impotencia sexual. Garantizado 100%. Resultados tres días".

La pareja arrestada citaba a sus clientes en su vivienda, donde realizaban prácticas de santería y rituales esotéricos. La vulnerabilidad de sus víctimas les permitía anular su personalidad y crear con ellos un vínculo de sumisión. De esta manera obtenían de ellos todo lo que querían. Conseguían 3.000 euros por cada rito y después se adueñaban del resto de su dinero y propiedades. Les acogían como esclavos. Los hombres realizaban labores de albañilería; las mujeres, tareas del hogar. Ahora están bajo tratamiento psicológico.

La Guardia Civil ha podido encontrar a cuatro víctimas pero cree que la difusión de esta operación permitirá encontrar más. La trama no acaba en las prácticas satánicas. La pareja había desarrollado toda una línea de negocio con la que incrementaban los beneficios del dinero que conseguían de sus víctimas. Contaban con la colaboración de otros cuatro detenidos, que utilizaban esas cantidades para comprar vehículos de alta gama que luego revendían.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...