Cabrera avisa de que no cursar Ciudadanía será absentismo

El Gobierno juzga «irresponsable» la llamada a la objeción de algunos obispos

No acudir a la clase de Educación para la Ciudadanía "se considerará absentismo, como la inasistencia a cualquier otra", con la correspondiente sanción y pérdida de evaluación. Así de rotunda se mostró ayer la titular de Educación, Mercedes Cabrera, tras el Consejo de Ministros en el que informó del inicio del curso en que se pone en marcha la ley orgánica de educación (LOE) y se implanta la asignatura. Cabrera insistió en que llamar a la objeción de conciencia, como se hace desde alguno sectores conservadores, es "irresponsable", porque "no se informa al mismo tiempo que desde el punto de vista jurídico la posibilidad de objetar es muy cuestionable".


La ministra de Educación aseguró que ni su departamento "ni ninguna otra administración, tienen nada que ver con los contenidos de los libros de texto". Recordó que los manuales dependen de las editoriales y que los centros "tienen perfecta libertad para decidir qué libro utilizan para cada una de las materias". "Lo que sí podrá haber es llamadas a la inspección si hay claramente un incumplimiento, una tergiversación o un texto que va en contra de los contenidos básicos", reconoció.

 

ATAQUE EPISCOPAL
La vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, pidió una "reflexión serena" sobre esta asignatura, al tiempo que rebatió los furibundos ataques del sector más conservador del episcopado. Ayer mismo, el obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, la calificó de "nueva religión sin Dios", impuesta por el Estado, y de "antropología posmoderna" que invade el derecho de los padres a educar a sus hijos.


"El único objetivo de esta asignatura, que se imparte en 19 países de la UE, es combatir problemas candentes de la sociedad como la violencia contra las mujeres o el consumo de drogas, y dar a los jóvenes un patrimonio cultural y formativo que les dé competencias para ser más libres y mejores ciudadanos. Ninguna ideología, ninguna creencia religiosa y grupo debería oponerse a la enseñanza de las leyes democráticas", defendió la vicepresidenta.

 

INGLÉS
La LOE comenzará a aplicará este curso en 1° y 2° de Primaria y de 1° y 3° de ESO, lo que afecta a casi 2 millones de los 7,2 de alumnos que llenarán las aulas. Cabrera destacó que, entre otras novedades, conllevará que todos los alumnos "comenzarán por primera vez a estudiar inglés en el colegio desde 6 años".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...