Budistas incendian varias casas y rodean una mezquita en Birmania

La Policía birmana ha tenido que dispersar este lunes una violenta protesta budista en la localidad de Thandwe, después de que los manifestantes acabaran incendiando varias casas y rodearan, portando antorchas, una mezquita local.

   Este último brote de violencia sectaria ha aterrado a los miembros de la comunidad musulmana, quienes se han visto obligados a esconderse en sus hogares de Thandwe, en el noroeste del país. Los enfrentamientos entre el colectivo budista, mayoritario en el país, y el musulmán han acabado con la vida de al menos 237 personas desde junio de 2012. Otras 150.000 personas han perdido sus hogares desde entonces.

   "Ahora tenemos miedo, estamos escondidos dentro de nuestras casas, como ya habíamos hecho otras veces", ha asegurado el jefe del Partido Musulmán Kaman –una etnia musulmana–, Kyaw Zan Hla. A la manifestación se han unido al menos 200 personas, algunas de ellas con máscaras y portando antorchas, según las declaraciones de Zan Hla.

   La Policía se ha visto obligada a disparar al aire para dispersar la protesta a última hora del domingo, según fuentes de seguridad bajo condición de anonimato. Sin embargo, las autoridades han informado de que no ha habido ninguna víctima.

   Thandwe, a 260 kilómetros de Rangún, forma parte de la región más afectada por la violencia sectaria.

   Los continuos brotes violentos entre religiones en Birmania podrían socavar las reformas económicas y políticas puestas en vigor hace dos años, cuando un gobierno cuasi civil reemplazó a la junta militar. El pasado mes de abril, el Gobierno aseguró que 192 personas habían muerto en los enfrentamientos entre budistas 'rakhine' y musulmanes 'rohingya' de junio y octubre de 2012.

   La mayor parte de los birmanos considera a los 'rohingya' inmigrantes ilegales de Bangladesh, a pesar de que tienen fuertes raíces generacionales en el país. Los 'rohingya' no han sido los únicos objetivos de la ira budista, sino que también otros grupos musulmanes, como los 'kamans', han sido agredidos. Un cinco por ciento de los más de 60 millones de habitantes de Birmania son musulmanes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...