Bucle entre laicidad y derechos humanos

En esta sección incluimos artículos relevantes del ámbito académico con el objetivo de conocer la información o los argumentos que plantean en sus estudios, aunque Europa Laica no comparta las tesis que en los mismos se exponen. 


Resumen
La laicidad como referente del espacio público y del marco jurídico de la ciudadanía se ha vuelto un tema de debate político en el mundo, particularmente en América Latina. Va más allá de la separación entre Estado e Iglesias y el discurso anticlerical. La Laicidad es un debate sobre los derechos y libertades civiles de los ciudadanos en el respeto de sus derechos humanos por parte de organizaciones, cultos, creencias religiosas. Diversos estudios se han impulsado en este marco de reflexión, estudios que transitan las fronteras entre lo académico, político, militancia social, etc. En el presente texto abordamos las diversas formas que elconcepto ha tenido en AL y las implicaciones en la narrativa de los DH y la diversidad cultural. Particularmente analizaremos tres enfoques de la laicidad no excluyentes entres sí:uno de ellos refiere a la laicidad inclusiva en el espacio público, la segunda entiende la laicidad como garante de la autonomía de lo político marcando una exclusión entre creencia y ciudadanía y; la tercera, predominante en la región, subraya la autonomía del Estado frente a las organizaciones religiosas expresada en la separación Estado-Iglesias.

Introducción
El título de este trabajo parafrasea la novela del mismo nombre escrita por Antonio Lobo Antunes, novelista portugués, quien escribe sobre las memorias de un ex ministro de la dictadura lusitana en desgracia y su deseo por seguir en el poder. La narrativa coloca la versión de diversos personajes en desacuerdo con el narrador principal, cada uno argumentado su razón y juzgando lo dicho por los demás. El presente ensayo busca mostrar las narrativas Y estudios diversos desde un marco conceptual de la laicidad diverso y a veces contrapuesto, un debate añejo pero novedoso en este contexto de la modernidad donde se mezclan los análisis académicos con actores políticos y activistas de los derechos civiles.
Paradójicamente el tema de la laicidad en el mundo se ha vuelto como un punto de conflicto no sólo en el ámbito académico sino en términos de antagonismo político. Y es paradójico porque lo que nos ocupa fue situación álgida en el siglo XVIII-XIX. De hecho el concepto como tal surge en Francia con la disputa sobre la escuela pública (Baubérot, 2005),mientras que en América Latina el conflicto (o en su caso el acuerdo) con la Iglesia Católica fue más una necesidad por construir el Estado Nacional y por ende la viabilidad de las sociedades que apenas construían su identidad como país. Siglo XX se caracterizó por conflictos y tensiones encauzados más en el terreno político de facto que en los marcos constitucionales.
200 años después, el tema de la laicidad es punto focal en el terreno jurídico y político.Desde hace pocos años la escuela pública en Francia ha puesto controles y exclusión sobre símbolos religiosos. El propio gobierno galo ha dictado una carta de la laicidad para contenerlas disputas sociales de las comunidades musulmanas por ocupar el espacio público en las aulas.
España también se encuentra inmersa en un debate de mayor calado: los subsidios y privilegios fiscales preferentes hacia la Iglesia Católica derivados del concordato, tratado firmado en el tiempo de Franco; además la discusión sobre los contenidos religiosos en materias de ética y religión en las escuelas, que en el marco legal de la libertad religiosa, los padres de familia pueden optar por enseñanza religiosa en el sistema escolar, todo pagado por el Estado.
El conflicto en la región en América Latina no es menor. Bajo el discurso de la crisis de valores, la incapacidad del Estado por atender demandas sociales tales como salud y educación, la presencia altruista de un número creciente de organismos civiles asociados a las iglesias para atender este “vacío” del Estado lleva consigo un esquema que a veces deriva, directa o involuntariamente, en difusión doctrinaria o evangelizadora a través de sus acciones de la que fue acusada la Iglesia de Scientology por los propios grupos católicos de infringir el Estado Laico.
En el mismo sentido podemos señalar la creciente demanda por el reconocimiento delos derechos culturales, los usos y costumbres de las comunidades locales, étnicas y hasta raciales. Gobiernos locales (municipios) exigen el reconocimiento de su identidad local que en su mayoría se asocia a las tradiciones católicas sancionadas y bajo control del clero. En otras son los propios grupos y comunidades las que exigen presencia de sus tradiciones en las formas de organización social, económica y cultural, donde, de nueva cuenta, la educación juega un papel fundamental.
El marco de la laicidad no solo ha sido combatido, también ha servido para el avance para la construcción de un marco de derechos humanos sobre el precepto de las mayorías sobre las minorías, de la dignidad y respeto de la persona como némesis de las pretensiones delos derechos culturales que en no pocas expresiones políticas se anula al individuo en el discurso comunitario. (Gutiérrez 2008).
Esto ha dado paso a cambios legislativos y de política pública sobre temas del cuerpo,de la conciencia, de información y de participación, todo ello el conjunto de los llamados derechos civiles contenidos en la declaración de los derechos humanos. Interrupción del embarazo legal aprobado en la Ciudad de México, matrimonios entre personas del mismo sexo en Argentina, reconocimiento legal de personas transgénero, reconocimiento de otras denominaciones religiosas, políticas públicas contra la discriminación y a favor de la inclusión, etc.
Todo lo anterior dibuja que en los últimos años se haya dado un creciente número de estudios sobre la laicidad, algunos desde la academia, y otros promovidos por activistas y organizaciones sociales de diverso signos, algunos ligados a grupos religiosos. Las instancias legislativas y gubernamentales también procuran desarrollar un sinfín de análisis para los cambios o adecuaciones de sus acciones y/o normatividad. En el siguiente texto abordaremos los puntos de tensión entre algunas formas de conceptualización que han dado paso e estudios e intervenciones buscando construir una narrativa y hegemonía del discurso en el marco que anteriormente describimos.

… … … … …

Felipe Gaytán

Documento completo en Academia

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...