Brasil: poderosa iglesia evangélica acusada de lavado de dinero

La fiscalía acusó a diez jerarcas de la poderosa Iglesia Universal del Reino de Dios de lavado de dinero mediante un esquema de captación de donaciones de los fieles para enviarlo a paraísos fiscales en el exterior, informó el Ministerio Público del estado de Sao Paulo el martes.

Un comunicado señaló que el fundador de la iglesia, el obispo Edir Macedo, encabeza la lista de diez personas acusadas de conspiración y lavado de dinero.

Según la fiscalía, Macedo y los restantes acusados "hace cerca de diez años vienen utilizando a la Iglesia Universal del Reino de Dios para la práctica de fraudes en detrimento de la propia iglesia y de incontables fieles".

La acusación fue acogida por el Tribunal de Justicia de Sao Paulo, que deberá someter el caso a juicio.

La AP envió un mensaje de correo electrónico a la oficina de prensa de la iglesia para que comentara los cargos pero inicialmente no respondieron.

El abogado de la iglesia, Arthur Lavigne, negó los cargos al diario Folha de S. Paulo y aseguró que las empresas presentadas como "fachadas" de la institución religiosa ya habían sido fiscalizadas por la institución tributaria y tuvieron sus cuentas aprobadas.

Macedo fundó la Iglesia Universal del Reino de Dios en 1977, y desde entonces se expandió por todo Brasil y el resto del mundo.

Según el comunicado del Ministerio Público, datos bancarios y fiscales obtenidos judicialmente muestran que la iglesia moviliza unos 1.400 millones de reales (756,7 millones de dólares) por año recaudado por el diezmo pagado por fieles en los 4.500 templos que tiene la iglesia en todo Brasil.

"Para los fiscales, quedó comprobado que el dinero de las donaciones, en vez de ser usado para la manutención de los cultos, era desviado para atender intereses particulares de los denunciados", señaló el Ministerio Público.

La denuncia acusa a Macedo y otros obispos de la Iglesia Universal del Reino de Dios de dedicar gran parte de sus sermones a la recolección del diezmo para apoyar la compra de aceites santos de Israel, financiar nuevos templos y pagar la transmisión de prédicas en radio y televisión.

Sin embargo, agrega, los religiosos utilizaban la inmunidad tributaria que la constitución otorga a las organizaciones religiosas para captar contribuciones de los fieles sin pagar impuestos e invertirlos en bienes particulares, como inmuebles, vehículos y joyas.

Fuera de Brasil, según el sitio de internet de la iglesia, la organización religiosa tiene 9.600 pastores en más de 4.700 templos en 172 países.

Entre las empresas de la iglesia en Brasil está la red televisiva Record, con 23 emisoras en todo Brasil, tres diarios, 42 radioemisoras propias y otras 36 que alquila, así como dos financieras, una agencia de turismo y una empresa de taxi aéreo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...