Bono cuestiona la financiación de la Iglesia

«Sigo poniendo la cruz [en la casilla de la Renta], pero me gustaría que el Estado no financiase a la Iglesia»

"Sigo poniendo la cruz [en la casilla de la Renta], pero me gustaría que el Estado no financiase a la Iglesia". El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, hizo ayer de nuevo gala de su doble condición católico y de izquierdas, pese a las incomprensiones que a menudo eso genera entre la más rancia jerarquía episcopal.

"Algunos pastores me hubieran preferido ateo a cristiano heterodoxo", afirmó Bono durante su intervención en un curso de verano en El Escorial. Y añadió: "A veces parece que o eres de derechas o no puedes ser un buen cristiano".

El dirigente socialista, católico practicante, abogó en su conferencia por "un Estado aconfesional", que respete a todos los credos pero que acabe con los privilegios históricos del catolicismo. De ahí su negativa a la financiación estatal de la Iglesia, que no sólo llega a través de la casilla de x de la declaración de la Renta, sino en forma de convenios a la educación, la acción social o el patrimonio. "El patrimonio jurídicamente puede ser de la Iglesia, pero es de todos", aclaró Bono. "No se es socialista para topar con la Iglesia", concluyó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...