Bono avala la nueva ley del aborto y critica la postura de la Iglesia

Bono avala la nueva ley del aborto y critica la postura de la Iglesia

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, conocido católico practicante, publica hoy un artículo de opinión a favor de la nueva ley del aborto, cuyo proceso de aprobación empieza hoy en el Congreso. Aunque defiende que el aborto “no es un bien ni un derecho”, considera que “el nuevo proyecto de ley supone un modelo de regulación, el de plazos, y una concepción preventiva que precisamente se dirige a corregir las insuficiencias del anterior”. Para el diputado, la nueva norma servirá no solo para reducir el número de interrupciones del embarazo, sino también para disminuir los embarazos no deseados.

“¡Mujer, actúa en conciencia, esta ley no te condena!”, recomienda José Bono en un artículo publicado por El País en el que, pese a su conocida condición de católico practicante y a pesar de las duras amenazas que ha lanzado la Conferencia Episcopal, muestra su claro apoyo a la reforma de la Ley del Aborto cuyo debate comienza hoy en el Congreso. El dirigente socialista “invita a defender” la nueva norma “aunque sea por ‘la teoría del mal menor’”, ya que la reforma hará que disminuyan el número de abortos y, en su opinión, también el de embarazos no deseados.

"El aborto es una realidad"
“Tengo la convicción de que en el seno materno se alberga una vida humana en formación que es digna de protección”, afirma el presidente de la Cámara Baja, pero recuerda que “el aborto es también una realidad” y “su prohibición en cualquier circunstancia (…) sólo ha logrado su práctica clandestina”. Además, recuerda Bono, “el debate que hoy se plantea en España no es si se despenaliza o no el aborto”, algo que ya se hizo en 1985. “Aquella despenalización ha dado cobertura, por su ambigüedad, a un excesivo número de abortos” y ha permitido “abusos escandalosos”, por lo que no se debe “preservar” la actual normativa.

Posiciones de la Iglesia
Además, Bono hace una crítica de “las posiciones condenatorias y de agresividad” de la Iglesia que “durante los ocho años que gobernó el PP aceptaron mansamente la aplicación de la ley del aborto aprobada en 1985”. Según recuerda el parlamentario, “la Iglesia católica acepta que ‘un parlamentario (…) pueda lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar daños de esa ley (aborto) y disminuir así los efectos negativos’”, tal y como se recoge en la Encíclica Evangelium Vitae.

"Comprensión y misericordia" también en la ley
“Hay sectores de la Iglesia católica que exigen al Estado que actúe con mano justiciera, aplicando penas y castigos, mientras se reservan para ellos la mano acogedora del perdón o de la penitencia purificadora”, lamenta el dirigente, que recuerda que “no hay un derecho fundamental al aborto”, pero que “como político que quiere inspirar su vida en el Evangelio de Jesús”, aspira “a que también la nueva ley incluya una dimensión de comprensión y de misericordia”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...