Bolsonaro y Haddad: dos programas opuestos para el futuro de Brasil

El candidato del Partido Social Liberal y el del Partido de los Trabajadores se disputarán el 28 de octubre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil y sus propuestas son diametralmente contrarias.

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad, que disputarán el 28 de octubre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, presentan propuestas de economía y sociedad diametralmente opuestas.

En el aspecto económico, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), ex Capitán del Ejército, propone reducir la deuda pública 20 % mediante “privatizaciones, concesiones y venta de propiedades públicas”. Además, pretende crear un sistema de jubilación por capitalización y redistribuir la «carga tributaria para que los que pagan mucho paguen menos y los que evaden y ocultan, paguen más».

Por su parte, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), ex Ministro de Educación, promete revocar la congelación del gasto público y la flexibilización de la legislación laboral, interrumpir las privatizaciones y equilibrar las cuentas del sistema de jubilaciones «a partir del retorno del empleo» y de medidas contra la evasión fiscal.

La inseguridad es otro de los temas de campaña, en el que Bolsonaro dice que  flexibilizará la legislación sobre porte de armas. «Las armas son instrumentos, objetos inertes, que pueden usarse para matar o para salvar vidas. Eso depende de quién las maneje». Asimismo, promete bajar la edad de imputabilidad penal a 16 años y en ejercicio de su actividad los policías «tendrán protección jurídica, garantizada por el Estado, a través de una exclusión de punibilidad». Con respecto a las invasiones de propiedades, las caracterizará como “terrorismo”.

En este tema, Haddad sostiene que: «La política de control de armas y municiones tiene que ser mejorada, reforzando el rastreo del armamento”, y que además, Brasil tiene que examinar atentamente las experiencias internacionales de política de drogas. Con respecto a la corrupción, tema preocupante en su partido político, ya que el expresidente líder de este movimiento, Lula Da Silva, está preso por el delito de corrupción, Haddad propone poner a la política “bajo sospecha” y garantizar «una transparencia cada vez mayor y la prevención de la corrupción. “El combate contra la corrupción no puede servir para criminalizar la política», afirmó el candidato del PT.

«Dejaremos de encomiar a dictaduras asesinas y de despreciar y atacar a democracias importantes como las de Estados Unidos, Israel e Italia», asegura Bolsonaro, al mismo tiempo que incita a poner énfasis en las relaciones y los acuerdos bilaterales.

En tanto, Haddad propone que: «Brasil debe retomar y profundizar la política exterior de integración latinoamericana y de cooperación Sur-Sur (especialmente con África) para apoyar, al mismo tiempo, el multilateralismo, la búsqueda de soluciones a través del diálogo y el repudio de la intervención y del uso de la fuerza».

Otro de los temas importantes se relacionan con la educación sexual, en el que Bolsonaro afirma: «Los contenidos y los métodos de enseñanza tienen que cambiar. Más matemáticas, más ciencias y portugués. Sin adoctrinamiento ni sexualización precoz”.

«Con base en el principio constitucional de un Estado laico, promoveremos la salud integral para la mujer para el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos y fortaleceremos una perspectiva inclusiva, no sexista, no racista y sin discriminación de [la comunidad] LGBTI en la educación y en las demás políticas públicas», es la promesa del candidato de Lula.

Con respecto al aborto, ninguno de los programas de los candidatos se expresa al respecto, si bien Bolsonaro prometió vetar cualquier tentativa de flexibilización de esa ley y Haddad se mostró cerca del papa Francisco y “a favor de la vida”, no se refieren concretamente al tema.

En el caso del candidato de ultraderecha, no hay ninguna mención a los derechos LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero e Intersexuales), luego de que varias de sus declaraciones fueron abiertamente homofóbicas. Por su parte, Haddad tiene un capítulo titulado «Promover la ciudadanía LGBTI», que propone «criminalizar la LGBTIfobia».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...