Bolivia: Se mantendrán las clases de religión en los establecimientos educativos

El Gobierno reconoce la formación religiosa y acepta las clases de religión en los establecimientos educativos, pero exige el respeto de la opción religiosa de los estudiantes, así lo señala el convenio suscrito el jueves en Santa Cruz.

La administración de Evo Morales “reconoce y respeta el funcionamiento de unidades educativas de convenio con fines de servicio social, con acceso libre y sin fines de lucro, que deberán funcionar bajo la tuición de las autoridades públicas, respetando el derecho de administración de entidades religiosas sobre dichas unidades educativas”.
Reconoce “la importancia de la dimensión religiosa en la formación integral de la persona en observancia del derecho de libertad religiosa, diversidad cultural y de la pluralidad confesional en el país”. Ademes reconoce que “la dimensión humana religiosa”, no sólo católica, “constituye una disciplina en el proceso educativo de formación fundamental”.
Este convenio tiene vigencia de cinco años, pero puede llegar a su fin antes, por pedido de una de las partes, pero previa comunicación con 180 días de anticipación.
MAS OBRAS
La Iglesia Católica se compromete a “ampliar, intensificar y profundizar su atención a los sectores más deprimidos del país”, incluyendo en estos a niños y adolescentes desescolarizados, adultos analfabetos, mujer marginada, población rural y suburbana y pueblos originarios.
Está obligada a “apoyar planes y programas de las diversas carteras ministeriales en la búsqueda del "vivir bien" integralmente, en el marco de la doctrina social de la Iglesia”.
Además debe “priorizar recursos para la Comunicación Educativa a través de los medios masivos y grupales católicos, como instrumentos eficaces de difusión y animación cultural y fortalecer el trabajo educativo de estos medios de comunicación”.
Y hasta “sugerir políticas públicas que redunden en beneficio de la población atendida en materia de salud, educación y servicio social”.
SINERGIAS
La Iglesia Católica y el Gobierno se unen para trabajar en salud y educación. Se reconocen mutuamente y establecen la necesidad de trabajar en concordancia para dedicar su atención a los sectores más vulnerables del país.
El Gobierno se compromete a “asignar recursos humanos a las obras educativas, de salud y hogares” regentados por la Iglesia Católica. Para la asignación de ítems, la Iglesia y los Ministerios correspondientes “acordarán el número de los mismos en el marco de la normatividad y disponibilidad presupuestaria del Estado”.
La administración Morales reconoce las obras “educativa, de salud y de servicio social de la Iglesia Católica en Bolivia” y se compromete a “respetar el derecho que ésta tiene de administrar los recursos humanos y físicos de sus obras”.
BIENES E INMUEBLES
También se compromete a “respetar el derecho propietario que tiene la Iglesia Católica en Bolivia sobre los bienes muebles e inmuebles de sus obras de educación, salud y obras sociales”. El Convenio menciona entre otras a las obras educativas, propias o administradas por la Iglesia Católica en Bolivia que funcionan bajo el Régimen del Convenio, incluida las áreas de Educación Alternativa y Superior y las obras educativas privadas.
En la lista se incluyen las obras de salud y de asistencia social que desarrollan sus actividades sin fines de lucro y apoyan proyectos educativos, centros y centros de salud, hospitales, farmacias, laboratorios, institutos psiquiátricos, lanchas sanitarias y los centros de rehabilitación de drogadictos y alcohólicos, tanto “de propiedad de la Iglesia Católica o que se encuentren bajo su administración”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...