Benedicto XVI entiende que la gente deje la Iglesia ante «crímenes» como la pederastia

Un centenar de diputados de izquierdas no asistirán al Parlamento federal donde el Papa dará hoy un discurso

El papa Benedicto XVI ha manifestado este jueves mientras viajaba en el avión que le ha llevado a Berlín que la pederastia es un "crimen" y ha afirmado además que entendía las protestas contra su visita a Alemania.

El Papa ha señalado que es "lógico que las personas se puedan sentir escandalizadas" por los abusos sexuales por parte de clérigos a menores y que la Iglesia trabajará desde dentro contra este escándalo.

También ha afirmado que es "normal" que en una sociedad libre, en este tiempo de secularización, haya personas que se manifiesten contra su presencia.

Visita al Parlamento federal

El Papa se ha referido a las manifestaciones previstas en Alemania contra su viaje y su presencia, este jueves, en el Parlamento federal, donde pronunciará un discurso al que no asistirá un centenar de diputados de izquierdas.

En el tradicional encuentro con los periodistas que le acompañan en el avión, el papa ha sido preguntado por los casos de curas pederastas en Alemania y si ello ha supuesto un aumento del abandono por parte de los fieles de la Iglesia.

A este respecto, Benedicto XVI ha considerado que "es lógica la situación de los que se sienten escandalizados por estos crímenes".

"Puedo entender que esas personas y familiares y quienes han conocido esos casos digan esa no es mi Iglesia. La Iglesia es fuente de humanización y del amor y si los representantes hacen lo contrario es normal que digan que no es mi Iglesia", ha precisado.

Época de secularización

Benedicto XVI  ha subrayado que, no obstante, el abandono de la Iglesia tiene múltiples causas sobre todo en esta época de secularización y que por ello hay que preguntarse y reflexionar "por qué estamos en la Iglesia".

El Papa ha manifestado que la Iglesia "no es un asociación deportiva o cultural", donde se está según los intereses de cada uno y de la que se sale si no se encuentra una respuesta a esos intereses.

Ha añadido que la Iglesia es una cosa más profunda y diferente a cualquier asociación humana y que hay que renovarla y aprender a trabajar desde el interior contra esos "escándalos".

Sociedad libre

Preguntado sobre las manifestaciones contra su visita, ha respondido que "es algo normal, que en una sociedad libre y en un tiempo secularizado se pueden expresar contra la visita del papa".

Benedicto XVI ha subrayado que Alemania es, además, el país de la reforma protestante y durante años ha sido "normal" la contraposición con Roma.

Ha puntualizado que son muchos los que están contentos y deseosos de su presencia, pues la sociedad necesita una fuerza moral en un tiempo donde se oscurece la presencia de Dios.

"Voy con mucha alegría a mi Alemania para llevar a Cristo a mi tierra", ha exclamado.

Recibido por Merkel

Benedicto XVI ha sido recibido por el presidente de la República Federal Alemana, Christian Wulff, y la cancillera alemana, Angela Merkel, en el aeropuerto de Berlín y posteriormente se ha trasladado al Castillo de Bellevue de Berlín, la residencia del presidente federal, donde pronunciará su primer discurso en tierras alemanas.

Este es el tercer viaje a Alemania de Benedicto XVI y el vigésimo primero fuera de Italia durante su Pontificado.

Policías miran a los manifestantes que cargan una pancarta contra la visita del Papa Benedicto XVI, ayer, en Berlín, Alemania. HANNIBAL HANSCHKE | EFE

Archivos de imagen relacionados

  • Papa alemania NO
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...