Benedicto XVI critica la exclusión de los símbolos religiosos en los edificios públicos

El papa Benedicto XVI animó el sábado a mostrar los símbolos religiosos en los edificios públicos, incluyendo las escuelas, juzgados, hospitales y prisiones, e insistió que Dios debe estar presente en la vida comunitaria.

El Pontífice, en un discurso pronunciado ante los participantes de una convención nacional organizada por la Unión de Juristas Católicos Italianos, dijo que en su origen el "estado laico" se refería meramente a una persona de la fe cristiana que no era miembro del clero o parte del estado religioso. Sin embargo, en los tiempos modernos, "ha pasado a significar algo diametralmente opuesto", afirmó Benedicto.

Hoy, "un estado laico implica la exclusión de los símbolos religiosos de los lugares públicos", dijo el Papa. "La base de dicho concepto es una visión arreligiosa de la vida, del pensamiento y la moralidad; una visión en la que no hay lugar para Dios, para un misterio que trasciende la pura razón, por una ley moral que tiene un valor absoluto", explicó.

"Por lo tanto, es tarea de todos los creyentes ayudar en la elaboración de un concepto de laicismo que por una parte da a Dios y sus leyes morales, a Cristo y a su Iglesia, el lugar que merece en la vida y por otra afirma y respeta la legítima autonomía de las realidades terrestres", afirmó Benedicto XVI.

Benedicto destacó que la "religión, como la Iglesia, debe ser reconocida como una presencia pública, comunitaria".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...