Belloch vuelve a participar en una romería, indignando a los grupos laicistas

El alcalde socialista de Zaragoza, Juan Antonio Belloch, ha vuelto a protagonizar una polémica sobre el laicismo de las instituciones y cargos públicos. El edil acudió “como alcalde” de la ciudad a la tradicional romería de San Gregorio Magno, acto central de las fiestas del barrio del Arrabal.

La presidenta de este distrito, la también socialista Lola Ranera, fue la encargada de dar el pistoletazo de salida a la festividad en honor del santo.

No es la primera vez que Juan Alberto Belloch, el alcalde socialista de Zaragoza, provoca el enfado de los grupos laicistas por el carácter institucional con el que acompaña a numerosos actos religiosos. La última polémica en este sentido tiene que ver con su presencia en la romería en honor a San Gregorio Magno, una tradicional peregrinación que atraviesa el casco urbano de la ciudad como acto central de las fiestas del barrio del Arrabal. El propio Belloch reconoció que no acudía a título personal, sino en representación de las instituciones, algo que critican profundamente los grupos laicistas.

Acudió "como alcalde"
“Es la primera vez que vengo como alcalde, y el ambiente es estupendo”, afirmó el dirigente, según recoge El Periódico de Aragón. No fue la única figura política que ha acudido de manera oficial a esta fiesta. La concejala y presidenta del distrito del Arrabal Lola Ranera, también socialista, dio el pistoletazo de salida a las fiestas populares y después acudió también a la procesión, en a que también participaron los ediles Fernando Gimeno y Manuel Blasco.

Misa oficiada por Ureña
Tras la romería, los políticos acudieron a una misa oficiada por el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, quien bendijo los campos y pidió protección al santo frente a las inclemencias del tiempo y frente a la enfermedad, como es tradicional.

También en San Valero
Hace solo unos meses, en febrero de 2009, Belloch también fue muy criticado por participar en la procesión de San Valero, patrón de la ciudad. Belloch desfiló en la procesión portando el bastón de mando y acompañado de todos los concejales del Ayuntamiento excepto los de IU y CHA, que declinaron asistir para no institucionalizar los actos religiosos.

La calle al fundador del Opus
Más polémica aún fue la concesión por parte del alcalde de una calle de la ciudad a José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, a quien atribuyó “méritos incuestionables” para justificar esta decisión. Si se tuvieran en cuenta las discrepancias ideológicas, afirmó entonces, habría que “revisar todo el callejero”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...