Belloch defiende la calle a Escrivá porque por ideologías, «se tendría que revisar todo el callejero»

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, defendió hoy de nuevo dedicar una calle de la ciudad al fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, argumentando que "si tuviéramos que quitar el nombre de las calles de todos con los que no estamos de acuerdo ideológicamente, habría que revisar la práctica totalidad del callejero".

Así, llevará su nombre el tramo comprendido entre la plaza de la Ciudadanía y la entrada a la calle Anselmo María Clavé.

Durante el debate de dos mociones presentadas por IU y CHA dirigidas a que el Ayuntamiento rechazase dedicar una calle de la capital a Escrivá de Balaguer, mociones que fueron rechazadas por 4 votos a favor (CHA e IU) y los votos en contra de PSOE, PAR, y PP, Belloch insistió en que su propuesta es "sensata y razonable" por los méritos cosechados por San Josemaría Escrivá de Balaguer en su trayectoría.

El alcalde rechazó las críticas de CHA e IU sobre los valores antidemocráticos del fundador del Opus Dei, al observar que la historia democrática de España "ha sido muy corta", de modo que "este país no tiene traidición democrática" y recordar que Escrivá de Balaguer falleció en 1975, "es decir, que no podía asumir los valores constitucionales. Esa sería una posibilidad metáfisicas".

Asimismo, consideró que de las intervenciones de estos dos grupos municipales, "se desprende que no quieren dedicar una calle a un santo porque no están de acuerdo con su ideología, pero el PSOE entiende justo lo contrario, porque si tuviéramos que quitar los nombres de las calles de todos con los que no estuviéramos de acuerdo, habría que revisar la práctica totalidad del callejero".

En este mismo sentido, el consejero de Grandes Proyectos y Cultura, Jerónimo Blasco, estimó que "se está tergiversando el planteamiento" propuesto por el alcalde, ya que "es obvio que este debate se resolvió en la transición democrática, cuando, con buen criterio, se decidió que se iba a hacer un ejercicio de tolerancia y respeto" con todas las personas, con las que "no hay porque coincidir" ideológicamente.

Además, coincidiendo con el planteamiento expresado por Belloch, Blasco apuntó que "si para nombrar una calle tenemos que estar todos ideológicamente de acuerdo, el callejero de Zaragoza parecerá una cartelera" de cine, ya que se nombrarían más vías como títulos de películas. El consejero enumeró algunos méritos conseguidos por Escrivá, entre los que citó que "aunque ideológicamente no nos guste, es uno de los tres aragoneses más conocidos en el mundo, ha publicado nueve millones de libros, ha creado trece universidades y más de cien centros escolares de formación".

Además, la Iglesia Católica, "con el Vaticano al frente, lo declaró Santo, y ha creado un centro de peregrinación en Aragón (Torreciudad) que atrae a más de 500.000 turistas al año".

Jerónimo Blasco señaló también que este "ejercicio de tolerancia", dedicar una calle a una persona con la que no coinciden ideológicamente, "lo hace todo el mundo", y recordó como en municipios gobernados por el PP también se han dedicado calles "a la Pasionaria y a Pablo Iglesias".

Así, aunque "parece que los traidores estamos tomando la Alcaldía" del Ayuntamiento de Zaragoza, Blasco indicó que se están siguiendo "los criterios de la democracia". Por último, aseveró que, "desde la enorme distancia ideológica que tenemos con Balaguer, porque somos un grupo que ha combatido su ideología y lo seguiremos haciendo, creemos que es de justicia" dedicarle una de las calles de la ciudad a un hombre "que tiene méritos indudables".

PAR Y PP, APOYAN NOMBRAMIENTO

Por su parte, el consejero de Fomento y Deportes y concejal del PAR, Manuel Lorenzo Blasco, instó a los concejales a "contemplar las cosas con distancia", porque en caso contrario "tendríamos que revisar otros 200 nombres de calles por otros motivos". Como ejemplo, citó a Hernán Cortés "un gran descubridor pero que a más de uno, cuando se cumplieron los 500 años del descubrimiento de América, se le pusieron los pelos de punta".

La portavoz del PP, Dolores Serrat, se mostró de acuerdo con la inclusión en el callejero de Zaragoza de Escrivá de Balaguer y dio la razón al alcalde en este asunto, "sin que sirva de precedente".

Escrivá de Balaguer "es un santo aragonés, y en sus intervenciones en el mundo siempre defendió ser aragonés", de forma que "por qué no va a tener una calle en la capital de Aragón, que era su tierra", se preguntó.

Además, Serrat respaldó el nombramiento al señalar que Escrivá "luchó por los más necesitados, por los derechos humanos y por los valores de la sociedad, tratando de ayudar a los demás con voluntad y trabajo". Entonces, leyó texto del fundador del Opus Dei en el que hablaba del respeto a las opiniones contrarias y pido a los concejales de CHA e IU "que se lo apliquen".

NO TOLERANTE

El portavoz del grupo municipal de CHA, Juan Martín, agradeció en primer lugar el esfuerzo realizado por la ex consejera de Cultura, Pilar Alcober, por alcanzar un consenso entre los grupos a la hora de aplicar la Ley de Memoria Histórica para cambiar los nombres de 43 calles franquistas en la ciudad.

A continuación, también dio lectura a la introducción de la obra 'Camino' de Escrivá de Balaguer, para defender que "no reúne ni uno sólo de los valores por los que alguien puede tener el nombre de una calle de una ciudad", ya que entre sus principios, "este señor no amparó ni la tolerancia, ni la igualdad, ni el respeto por las mujeres, ni la laicidad".

Martín señaló que Balaguer fue "el responsable del control de las almas durante el franquismo, recibió la Gran Cruz en 1960 y 1964, y ahora asistimos a argumentos revisionistas sobre su figura" y "no entendemos la alcaldada que se ha producido en este tema", que se ha tramitado "con el expediente más rápido de la historia". En su opinión, dedicando una calle a Escrivá se hace "un flaco favor a la ciudad".

VALORES DE LA DICTADURA

El concejal de IU, José Manuel Alonso, contestó al portavoz del PAR, Manu Blasco, que ahora "nadie va a echar nada en cara a Hernán Cortés, porque los descubridores eran hombres de su tiempo y como tal se les valora y se les juzga, pero es que Escrivá si tenía valores contemporáneos a su tiempo y a la dictadura".

Además, lamentó que tras la transición democrática "nos encontramos siendo tolerantes y asumiendo valores que no son propios de democracia" y, por ello, se preguntó cuándo España reconocerá que el golpe de Estado "sangriento" y la dictadura, "no son valores válidos". En este sentido, agregó que "el resto de los países lo ha hecho, no hay calles dedicadas a Hitler ni nadie se siente orgulloso de él".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...