Bangladesh: Pide la eutanasia para sus dos hijos y su nieto, con enfermedades incurables

«La eutanasia es completamente ilegal en el Islam. Es deber del gobierno asumir la responsabilidad de todos los ciudadanos «

En una sociedad tan conservadora como la de Bangladés, la petición de Tofazzal Hossain ha provocado un debate abierto. Este vendedor de frutas lleva años cuidando de sus dos hijos y de su nieto, aquejados de distrofia muscular de Duchenne, una enfermedad que ha llevado a Hossain a pedir la eutanasia para ellos.

«Les he cuidado durante muchos años, les he llevado a hospitales y vendí mi tienda para pagar su tratamiento, pero ahora estoy arruinado. Ellos sufren y no hay esperanza de recuperación. Yo no puedo soportarlo más».

Hossain ha escrito una carta pidiendo ayuda a las administraciones locales, o al menos una medicina que le ayude a poner fin a la vida de sus familiares, en un país donde el precio de los tratamientos están muy por encima del nivel de vida de la mayoría de sus habitantes. Diez millones de bangladesíes viven bajo el umbran de la pobreza.

«Quizás ellos piensan que no es importante, porque no se lo han tomado en serio», declara este hombre, que poco a poco ve como la vida de sus familia sigue empeorando. Este trastorno genético poco común se caracteriza por la degeneración progresiva de los músculos y los pacientes rara vez sobreviven más allá de 30. «Es un caso humanitario, todo el mundo debería ayudar», ruega Hossain.

Mahbubul Alam, un médico que ha tratado a la familia Hossain, dijo que no hay cura para su condición y que vivía en el dolor extremo.

La difícil situación de la familia ha suscitado un debate sobre la eutanasia rara en Bangladesh, donde incluso el intento de suicidio puede resultar en una pena de prisión.

La llamada «muerte por compasión» está prohibida tanto en virtud de la ley secular de la tierra, y por códigos religiosos respetados por la población de mayoría musulmana.

«La eutanasia es completamente ilegal en el Islam. Es deber del gobierno para asumir la responsabilidad de todos los ciudadanos «, dijo Fariduddin Masoud, un clérigo islámico y académico.

La inmensa mayoría de los habitantes de Bangladesh no sólo desaprueba muertes misericordiosas, también se opondría a la mera discusión de la misma, dijo Nur Khan Liton, director del grupo de derechos locales Ain O Salish Kendra.

«Consideran que es un acto de asesinato. Es el deber del gobierno y la sociedad para cuidar de estas víctimas «, dijo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...