Ayuntamiento ¿laico?

El otro día, intentando localizar un canal, me puse a "zappinear", cuando le tocó el turno a una televisión local, me sorprendió ver la retransmisión de una procesión por las calles de Castellón, de las que en mi adolescencia se podría tildar de católica, apostólica y romana, dónde Alberto Fabra, seguido de Juli Domingo y Enric Nomdedéu portaban sendos cirios y posteriormente se colocaban en 1ª y 2ª fila en la Iglesia de Santa María.

 Rápidamente me voy a leer el artículo 16 de la Constitución Española dónde dice: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal-". Quien estaba conmigo me comenta: "falta el palio". No se lo que falta pero a este Ayuntamiento de Castellón le falta un hervor en lo referente a la separación Iglesia (Católica) y Estado. No sé si representaban al Ayuntamiento, institución que yo creía aconfesional y laica, a sus partidos (PP, PSOE y BNV), creo que no se definen ninguno de ellos como católicos, o a sí mismos. Alguien mal intencionado me comenta "devotos por un voto".

En la fase histórica que nos ha tocado vivir dónde la interculturalidad social, racial, lingüística, religiosa cada vez es mayor, no es nada raro ver a ciudadanos cristianos (católicos, protestantes, anglicanos, ortodoxos, iglesias independientes, cristianos marginales, evangelicales), musulmanes, hindus, budistas, judios, religiones indígenas, nuevas religiones, no creyentes (ateos, agnósticos, anticlericales), creyentes (beatos, religiosos, dogmáticos, mormones, creyentes no practicantes).

Por eso el Estado y el Ayuntamiento de Castellón es Estado, debe tener muy claro en qué actos ha de participar como institución y en cuáles no. Porque la libertad religiosa muchos la defendemos y la defenderemos como un aspecto más de las libertades individuales y colectivas.

Candidato a la alcaldía por EUPV

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...