Avances y retrocesos en la lucha por el laicismo. 9 de diciembre: Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia

La influencia de la religión en la política es cada año más intensa en muchas partes y países del mundo donde las Iglesias impulsan políticas reaccionarias y ultraconservadoras

El 9-D, Día Internacional por el Laicismo y la Libertad de Conciencia hace referencia al 9-D de 1931 en que fue aprobada la Constitución de la II República Española, modelo de laicidad, y de la aprobación en Francia, en esa misma fecha de 1905, de la Ley de separación Estado-Iglesias, modelo de Estado laico.

Esta fecha toma también como referente la del 10-D de 1948 de promulgación por la ONU de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que este año cumple su 70 aniversario.

Europa Laica conmemora esta fecha a la vez que reclama una vez más del Gobierno y a las instituciones públicas que se den pasos efectivos en favor de la laicidad del Estado, como principio y garantía para una plena convivencia democrática en una sociedad plural, denunciando el mantenimiento de privilegios de todo tipo en favor de las confesiones religiosas, así como la invasión de su simbología en el ámbito público.

En ese sentido, exigen la denuncia y derogación de los Acuerdos de 1979 del Estado con la Santa Sede, y con otras confesiones, como medida democrática tan inexcusable como repetidamente incumplida, para poder avanzar en estos derechos.

Manifiesto de Europa Laica

El Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia, auspiciado por la Asociación Internacional de Libre Pensamiento, se celebra el 9 de diciembre en algunos países del mundo en conmemoración del aniversario de la ley francesa de 1905 de separación entre Iglesias y Estado, una de las primeras en Europa, como condición imprescindible para la garantía de la libertad conciencia.

El laicismo, este año, tiene que celebrar muchas cosas positivas que han ocurrido en algunos países y de forma especial el ascenso del movimiento de mujeres reivindicando una legislación libre de injerencias clericales y que garantice su libertad sexual. Es el caso de las extraordinarias luchas de las mujeres en Argentina reclamando el derecho a un aborto libre. También queremos destacar las luchas que los movimientos de los colectivos homosexuales vienen realizando en Rusia, Hungría, Polonia y otros países europeos en defensa de la igualdad civil, contestando a la injerencia de las Iglesias. Igualmente tenemos que celebrar todas las presiones internacionales y sociales para que la Iglesia católica reconozca, prevenga y ponga en manos de la justicia los casos sistemáticos de abusos sexuales a menores que han venido ocurriendo y siguen ocurriendo en su seno.

A pesar de estos avances y presiones populares, desgraciadamente la influencia de la religión en la política es cada año más intensa en muchas partes y países del mundo donde las Iglesias impulsan políticas reaccionarias y ultraconservadoras o, como hemos visto recientemente en Brasil, el fascismo político se une directamente al evangelismo cristiano difundiendo un lenguaje de odio y exclusión, entrando directamente a copar espacios de poder que ponen en peligro la democracia, con conexiones que llegan a la mismísima presidencia de EEUU.

También, en este día, queremos denunciar la hipocresía internacional con países teocráticos como Arabia Saudí, donde el asesinato del periodista Kashoggi en el consulado de este país en Turquía, ha puesto en evidencia el desprecio absoluto por los derechos humanos, la libertad de expresión y la libertad de conciencia; además de promover el belicismo y la injerencia política en muchos países de la región, incluso promocionando el fanatismo religioso en el mismo corazón de Europa. Vemos Igualmente con preocupación la involución en la libertad de conciencia y las libertades personales en países como Turquía o Egipto y en tantos y tantos países que hasta hace unos pocos años habían tenido Constituciones y estructuras del Estado seculares.

En nuestro país, tenemos que celebrar el avance que el movimiento laicista, bajo la plataforma “Recuperando”, está teniendo en defensa del patrimonio histórico, denunciando el escandaloso caso de las inmatriculaciones hechas por la Iglesia católica de los principales monumentos históricos de este país. También celebramos las masivas manifestaciones de mujeres por una igualdad real en nuestra sociedad así como la lucha del movimiento por una muerte digna que ha conseguido llevar a trámite al Congreso una ley que va a regular la eutanasia por primera vez en España.

También, debe ser celebrado el protocolo no confesional, por primera vez, de toma de posesión del Presidente del Gobierno y cargos ministeriales. Pero ello, siendo importante en lo simbólico, no está siendo acompañado de una política que incida en la laicidad institucional, donde se siguen sin denunciar los vergonzosos Acuerdos con la Santa Sede de 1979, y con otras confesiones, pese a que ello había sido aprobado por el Congreso de Diputados y es una promesa del Partido Socialista. Unos acuerdos que son la clave de bóveda en el mantenimiento de privilegios injustificados a favor de la Iglesia católica en temas de financiación, fiscalidad, educación y otros. También nos parece penosa la actitud del Gobierno, mostrando una enorme debilidad, ante el intolerable pulso que la Iglesia Católica está echando a propósito del enterramiento de la momia del dictador Francisco Franco.

De igual forma, denunciamos los ataques a la Libertad de Expresión que se vienen produciendo por denuncias de organizaciones retrógradas, como la Asociación Española de Abogados Cristianos, en relación con el delito de ofensas contra los sentimientos religiosos, o de otras organizaciones, cuando no de la fiscalía, cuando se trata de temas de injurias a la corona, arcaicos tipos legales existentes todos ellos en el Código Penal. Un ataque a la libertad que está amparado por una judicatura con tintes confesionales que se hace eco de estas extravagantes denuncias pero que comportan sentencias, multas y hasta penas de privación de libertad.

Finalmente, hoy, en este Día Internacional, queremos hacer honor a personas que han fallecido recientemente y tanto han luchado por la libertad de conciencia, como Luis Montes desde la Presidencia de la Asociación Derecho a Morir Dignamente- DMD, o la activista feminista y laicista María José Molina, luchadora incansable por la libertad de conciencia desde el País Vasco, y también figuras como Stephen Hawking que tanto ha aportado a la humanidad en su tarea de divulgador del conocimiento científico y en su lucha por la libertad de pensamiento.

A todas estas personas, y muchas más de las que diariamente luchan por esos mismos ideales emancipadores, no queda sino el más sincero reconocimiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...