Autoridades en la celebración religiosa de san Prudencio en Álava

La basílica de Armentia se quedó ayer pequeña para acoger a todos los asistentes a la eucaristía por el día de la Cofradía Amigos de San Prudencio, que celebraba su fiesta anual. Con los bancos abarrotados, fueron muchos los que tuvieron que seguir de pie la misa presidida por el obispo de la diócesis de Vitoria, Juan Carlos Elizalde. Entre los asistentes, además de los propios cofrades y el presidente de la hermandad, Manuel Camacho Alameda, hubo autoridades de la provincia, representantes políticos y miembros destacados de la sociedad vitoriana, aunque finalmente el lehendakari Iñigo Urkullu no acudió. Sí estuvieron presentes la teniente de diputado general, Pilar García de Salazar; el presidente de las Juntas Generales, Pedro Elosegi; y el delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés. No hubo representación municipal.

El día de la cofradía es uno de los más importantes dentro del calendario del colectivo, que este año sopla 27 velas desde su refundación y qué mejor manera de celebrarlo que con una eucaristía a cargo del obispo, que muy pronto cumplirá su primer año al frente de la diócesis. La ceremonia dio comienzo a las 13.00 horas y una vez acabada, los presentes se dirigieron en procesión hasta la figura de San Prudencio para rendirle honores. Manuel Camacho fue el encargado de proceder a la ofrenda floral y después tuvo lugar el aurresku de honor frente a la estatua ubicada en la avenida con el mismo nombre. De allí, los asistentes acudieron a la Casa del Santo, sede de la hermandad, donde disfrutaron de un amistoso aperitivo.

Juan Carlos Elizalde ofreció un discurso cercano, relacionado con el actual periodo de Cuaresma, por supuesto con referencias al patrón de todos los alaveses y salpicado con algunas palabras y frases en euskera. Al comienzo de la misa subrayó a los feligreses que, a pesar de los sacrificios, la Cuaresma «es tiempo de máxima esperanza y alegría por la espera. Esta celebración tiene la fuerza de retroceder al origen de todo». Además, calificó a San Prudencio como un hombre «muy moderno» ya que «tenía el don de la conciliación, de llegar a acuerdos, y eso es algo que necesitamos mucho hoy en día». El obispo realizó un breve recorrido por la vida del santo y destacó la labor de la cofradía para que toda la ciudadanía tenga la oportunidad de convivir con su legado.

misa san Prudencio Vitoria 2

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...