Aumenta a 130 mil número de refugiados musulmanes en Myanmar

Ya son más de 130 mil los musulmanes rohingyas que se han visto obligados a abandonar sus hogares por temor a los ataques perpetrados por extremistas budistas en Myanmar (Birmania), como parte de la ola de violencia étnica y sectaria que se ha desatado en contra de la comunidad musulmana de rohingya, durante los últimos meses en el país asiático, según informes.

La mayoría de los rohingyas se han refugiado en las regiones occidentales de Myanmar y, de acuerdo con el último informe divulgado por el Comisariado supremo de la Naciones Unidas (ONU), Adrian Edwards, hay una escasez de ayuda alimentaria, agua y medicinas en los campos de refugiados, ya superpoblados, en el oeste del país.

Más de un tercio de la comunidad rohingya se ha visto obligada a abandonar sus hogares durante los últimos días debido a la nueva ola de violencia.

"La situación está empeorando cada vez más en Myanmar y el número de refugiados aumenta en los capos de refugiados, de hecho no hay sitio suficiente para más personas, el precio de los alimentos básicos ha aumentado y no hay suficiente personal sanitario para atender a los refugiados", añade Edwards.

Amnistía Internacional (AI) y el Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) emitieron el sábado pasado declaraciones por separado, pidiendo a Myanmar que adopte medidas para proteger a la población musulmana rohingya ante las amenazas de los budistas extremistas.

Los musulmanes rohingyas -una comunidad de unas 800 mil personas ubicada en el Estado Rakhine (oeste)- no son reconocidos como una minoría. El Gobierno central los considera inmigrantes indocumentados provenientes de Bangladés, pese a llevar en el país varias generaciones y, en consecuencia, carecen de derechos civiles.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...