Ataque del Vaticano a Amnistía

                          Una vez más, da la triste nota un mini Estado europeo, el único que no ha firmado la declaración Universal de los Derechos humanos, discrimina por ideología, no admite sindicatos, niega iguales derechos a la mujer y se gobierna con una férrea dictadura, aunque durante muchos siglos su jefe fuera elegido democráticamente por el pueblo romano. Es el Estado Vaticano, que constituye en sí mismo la más perfecta negación de Quien dijo que su reino no era de este mundo.
                          Su campanada actual tiene un claro precedente. En plena devastadora marea mundial de crecimiento poblacional, el Vaticano retiró su apoyo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) con la excusa de que éste fomentaba la planificación familiar “no natural”, como si alguna lo fuera. Ahora, en esta inmensa marea de persecuciones y torturas políticas en el mundo entero, ataca a la cada vez más necesaria Amnistía Internacional, con la excusa de que esta organización defiende la no persecución penal de las mujeres que abortan, lo que –hasta el tercer mes- el mismo Vaticano admitía hasta el 1800. Jesús dijo: “No juzgad, y no seréis juzgados; no condenad, y no seréis condenados”, dando como señal de ser sus discípulos el amar al prójimo; el Vaticano se distingue por sus constantes condenas y –donde puede- persecuciones con las más diversas y variables excusas a los demás, convirtiendo la Iglesia de la Caridad de Jesús en una farisaica Iglesia del Aborto, un aborto de Iglesia, una sacrílega caricatura del Evangelio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...