Asturias Laica. “No cargues con la cruz” Campaña IRPF 2020

Quienes marcan alguna casilla o ambas no pagan de más, sino que lo detraen del conjunto de los ingresos del Estado, mientras que quienes no marcan ninguna casilla aportan el 100% de sus impuestos a las arcas públicas para que se puedan atender las necesidades comunes.

La crisis del COVID19 no impidió que la campaña para la declaración de la Renta empezara, como en años anteriores, el 1 de abril.

Y, como otros años, Asturias Laica vuelve a manifestar su oposición pública a que existan casillas en la declaración de la renta que destinen el dinero de todas/os a unos fines ajenos a los presupuestos públicos, y, por ello, animamos a que  no se cargue con “ninguna cruz”, a que no se marque ninguna de la dos casillas, ni la destinada a la iglesia católica ni la de fines sociales.

Por lo que respecta a la casilla de la iglesia católica

Las confesiones religiosas deben autofinanciarse [***]y, consecuentemente, pagar impuestos. Desde Asturias Laica defendemos que, en la libertad de conciencia de cada cual está el adscribirse a la confesión religiosa que considere adecuada (o a ninguna) y, en paralelo, asumir la responsabilidad de mantenerla económicamente.

En el caso de España los anticonstitucionales acuerdos con el Vaticano amparan un privilegio inaceptable consistente en que de los impuestos de TODOS/AS se financien los intereses de una determinada confesión religiosa,. (Mientras sigue sin efecto:

Es inadmisible que una parte de nuestros impuestos se deriven para la oscura financiación de un determinado grupo religioso. Es público que esta X ha venido siendo una financiación encubierta de la iglesia católica. Es una cantidad ingente fuera de todo control y que no se justifica en modo alguno. Hace poco que sabemos, por ejemplo, que han dedicado más dinero a financiar 13TV que Cáritas.

En cuanto a la casilla de otros fines sociales

Desde Asturias Laica exigimos que los servicios sociales sean públicos, gratuitos y universales; y eso sólo puede ser así si se gestionan desde el Estado. Lo mismo pasa, como la actual pandemia resalta, con la sanidad y la educación. Por tanto, su financiación debe venir vía Presupuestos.

Denunciamos  su utilización para acallar las críticas de  esta casilla, lavando la cara de la iglesia y disimulando su inconstitucionalidad. Además de que gran parte de ella termina también en manos de la iglesia u organizaciones afines. (Se publicaba recientemente que entidades católicas recibían más de cinco millones de la casilla de fines sociales del IRPF)

Creemos que es necesario aclarar que no se trata de un donativo. Estás entregando un dinero que ya no es tuyo (sino de Hacienda, es decir de todas/os) a una entidad que tú decides. No se trata de un impuesto religioso, como en Alemania, en la que donas parte de TU dinero a una entidad a cambio de unos servicios. En España donas un dinero que NO es tuyo, sino de TODAS/OS. Por eso la propaganda de “no te cuesta nada”.

Otra cosa es que es muy loable la existencia de asociaciones y entidades privadas que realizan una gran labor social. Pero deben subvencionarse vía cuotas socios y con ayudas y subvenciones que sean públicas, transparentes y bajo control de las administraciones que las otorguen.

¡ASEGÚRATE DE QUE EN TU DECLARACIÓN NO ESTÁN MARCADAS ESAS CASILLAS!

_______________

[***] La Iglesia católica declara su propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades.  Acuerdo IV, artículo II /

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...