Asturias Laica ante las sentencias del TSJA respecto a los horarios de religión en Educación Primaria y Bachillerato

El día 20 de Octubre el Tribunal Superior de Justicia de Asturias hacía públicas las sentencias por las que se estimaban parcialmente los recursos interpuestos por el arzobispado de Oviedo y el sindicato Anpe. En resumen obliga a la administración a implantar una alternativa en 1º de Bachillerato, acepta el horario establecido de religión en secundaria y dicta una modificación en el horario de primaria por considerarlo excesivamente reducido, sin estimar la petición de los demandantes de volver al horario anterior así como tampoco la petición de implantar la religión en 2º de Bachillerato.

Desde Asturias Laica siempre hemos sostenido que la liquidación de los privilegios de la iglesia católica es una conquista que se alcanzará mediante procesos políticos y no por la vía judicial. Las leyes fueron y están hechas para proteger los intereses de la iglesia, y sus intérpretes, los jueces, en su mayoría son partidarios acérrimos de su defensa. Es por ello que en vía judicial la iglesia siempre gana, aunque en esta ocasión no tanto.

Somos partidarios de los procesos judiciales para utilizarlos políticamente. Para que a través de ellos la ciudadanía alcance la conciencia crítica tanto de las injustas leyes que protegen los privilegios clericales como de la parcialidad del aparato judicial y así con sus sentencias se desacrediten a sí mismos.

Somos partidarios del recurso que va a interponer la Consejería de Educación, ante el Tribunal Supremo, porque por las mismas razones expuestas no confiamos en su sentencia, sino porque se ganará un tiempo que contribuirá a que el debate continúe abierto y en el que haremos todo cuanto sea posible para concienciar a la ciudadanía de la necesidad de sacar la religión fuera de la escuela.

Lamentamos profundamente que un sindicato de trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, al margen de su ideología, no haya encontrado mejor defensa de los intereses de quien dice defender que enfrentado a unos trabajadores contra otros y se muestre partidario de mantener tanto el adoctrinamiento religioso en los centros escolares así como a aquellos que entraron en las aulas por vías ajenas al sistema establecido para todo el profesorado.

En la cercanía de las próximas elecciones generales el debate sobre el laicismo esta ya presente en la sociedad. Ello no es sino el reflejo por un lado del extremado abuso al que han llegado los privilegios de la iglesia y por otro al alto grado de secularización de la sociedad. La contradicción entre esta sociedad y el marco legal que establecen los acuerdos con el Vaticano de 1979 se hace cada día más insoportable incluso para el propio sistema político.

Sin embargo los cambios profundos y necesarios para conseguir un Estado Laico, estamos convencidos de que si no hay una implicación ciudadana, un compromiso social con las organizaciones laicistas, los partidos políticos lo único que ofrecerán serán pequeños retoques para que en lo sustancial nada cambie. Nada se conseguirá exclusivamente por la vía parlamentaria sin una enorme presión popular.

Es por ello que terminamos esta declaración haciendo un llamamiento a la ciudadanía para que se implique y fortalezca al movimiento laicista a través de sus organizaciones

Por un Estado Laico: Derogación de los acuerdos con el Vaticano

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...