Asesinan en Glasgow a un tendero musulmán tras felicitar la Pascua a los cristianos

Había colgado un mensaje de felicitación de Viernes Santo: «Deseo una feliz Pascua a mi amada nación Cristiana»

Le asestaron varias puñaladas y le causaron graves heridas en la cabeza al golpearlo contra el asfalto

Asad Shah, un tendero de 40 años, musulmán y de origen pakistaní, murió asesinado a cuchilladas en Glasgow horas después de colgar en su cuenta de Facebook un mensaje de felicitación de Viernes Santo: «Deseo una feliz Pascua a mi amada nación Cristiana».

La policía local ha detenido a un hombre de 32 años, al parecer también de origen musulmán. Una portavoz policial informó que la investigación abierta parte de la hipótesis de un «crimen por prejucios religiosos».

El asesinato Asad Shah ha conmocionado a la segunda ciudad escocesa, que cuenta con una nutrida comunidad musulmana. El viernes por la noche se celebró una vigilia en su honor en la tienda de ultramarinos que regentaba en el barrio de Shawlands. Decenas de vecinos han contribuido con donaciones de más de 7.000 euros para la familia.

Asad Shah, nacido en la ciudad pakistaní de Rabwah, llevaba media vida viviendo en Glasgow y fue descrito por sus vecinos como «una persona amable y querida por todos». Se consideraba a sí mismo como un «musulmán devoto» y en su cuenta de Facebook intercalaba imágenes de él mismo en oración con mensajes de conciliación y tolerancia religiosa.

«Amor incodicional para toda la humanidad», era una de sus frases predilectas. En su mensaje del Viernes Santo, tendió una mano a la comunidad cristiana, : «Sigamos los pasos del amado Jesucristo y tengamos un éxito real en los dos mundos».

Horas después de colgar su último mensaje, a las nueve de la noche del jueves, fue asaltado por dos desconocidos cerca de su tienda, en Minar Road. Le asestaron varias puñaladas y le causaron graves heridas en la cabeza al golpearlo contra el asfalto. Fue trasladado aún con vida al hospital de la Universidad Queen Elizabeth, donde murió a los pocas horas.

Su vecina Isabella Graham, de 64 años, le recordó como «un hombre maravilloso, incapaz de hacer daño a nadie, que siempre quería ayudarte». Los hermanos Qaiser y Omar Khan le describieron en declaraciones a la BBC como «una persona humilde y buena, volcado siempre con su familia».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...