Asaltan un colegio al grito de «dónde están los curas que los vamos a quemar»

Intentaron entrar en las aulas del colegio salesiano de Mérida, donde unos mil alumnos estaban en clase

COMENTARIO (2): Hoy descubrimos que se desmiente la noticia por parte de los protagonistas. Ejemplo calro de manipulación de los medios por parte de los sectores religiosos y conservadores.

COMENTARIO (1): Desde el laicismo mostramos la repulsa a la violencia, pero a toda violencia. También la de quienes desde su poder violentan las conciencias adoctrinando, la de quienes desde el poder están destruyendo la educación pública y los derechos de la ciudadanía, la de quienes mantienen sus privilegios y sus subvenciones mientras los demás sufren unos recortes de una crisis diseñada para dejar en la miseria económica, social, política y jurídica a la mayoría de la población. De esa violencia no hablan los medios vendidos a esos mismos amos que los mantienen para que los poderosos puedan seguir ejerciendo su dominación. Y repito en contra de toda violencia, pero no de la lucha de centenares de miles de estudiantes que han salido a la calle para reclamar una escuela pública y laica que les permita una formación de calidad para poder aspirar a un futuro como personas y ciudadanos.


Una profesora de segundo curso de Primaria del Colegio Salesiano 'María Auxiliadora' de Mérida ha resultado herida este mediodía tras el asalto protagonizado por un centenar de jóvenes, de 15, 16 y 17 años, que forzaron el acceso al centro educativo para recorrer los pasillos, en plena jornada lectiva, al grito de "dónde están los curas que los vamos a quemar".

Un grupo de ellos, alrededor de una decena, también intentaron entrar por la fuerza en las clases, donde se encontraban los alumnos del centro –más de 1.000, desde los primeros cursos de Infantil- con el objetivo de arrancar los crucifijos, según ha relatado el director del centro, Marco Antonio Romero. "Más educación pública y menos crucifijos", coreaban a las puertas de las aulas.

Un trabajador encargado del mantenimiento del centro ha sido zarandeado y derribado al suelo cuando intentaba impedir que no entrasen por las puertas.

Varios de estos profesores les hicieron frente y les instaron a marcharse, aunque los asaltantes se negaron y respondieron con amenazas verbales y empujones. Los asaltantes portaban banderas republicanas y tildaban a los profesores del centro de "putos fascistas" y también arremetían contra los alumnos del centro. A su vez, intentaron robar de las clases algunos ordenadores portátiles y accedieron al comedor del centro, que se encontraba aún vacío de escolares, y tiraron al suelo bollos de pan y numerosos platos, además de realizar pintadas groseras por el centro. También pusieron un bollo a los pies de la estatua de Domingo Sabio, y regaron con mangueras a los alumnos que estaban en sus aulas.

Una profesora herida

La peor parte se la llevó una profesora, que impidió por todos los medios que accedieran al aula donde estaban dando las clases. Después de intentarlo incluso por las ventanas, cuyas persianas eran rápidamente cerradas por profesores y alumnos desde el interior de las aulas, una profesora fue herida al pillarse los dedos con una puerta que los asaltantes intentaban forzar. En su ataque, los jóvenes portaban teléfonos móviles para, según ellos mismos espetaban a los profesores, grabarles si los docentes les intentaban sacar del centro por la fuerza: "Tú tócame, que te grabo y se te cae el pelo porque soy menor", les decían con altanería, según han explicado testigos presentes de los incidentes a ELMUNDO.es.

Mientras transcurrían los incidentes, pasados unos minutos de la una de la tarde, la dirección del centro llamó de forma urgente a la Policía y una dotación acudió al centro educativo y cerró la carretera al tráfico para impedir el acceso al resto de los asaltantes. Los agentes intentaron deponer la actitud de los jóvenes, aunque en todo momento evitaron repeler las agresiones a los profesores para intentar, a través del diálogo, calmar los ánimos. La profesora herida acudió posteriormente al Servicio de Urgencias del Hospital de Mérida y después, con el parte de lesiones, el colegio tiene previsto presentar una denuncia contra los agresores.

El centro educativo se encuentra en la periferia de la ciudad y hasta allí se trasladaron los estudiantes en su día de huelga por lo que la dirección del centro prevé reforzar la seguridad para la jornada de mañana, la tercera y definitiva de la huelga en la educación pública, en previsión de sufrir algún ataque de similares características.

Archivos de imagen relacionados

  • colegio salesiano Merida
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...