Arzobispo iraquí dice que supervivencia cristianos depende de diálogo Islam

 

El arzobispo caldeo de Kirkuk (Irak), Louis Sako, dijo hoy que los cristianos de Oriente Medio tienen que dialogar con el Islam, ya que de ello depende la supervivencia de la minoría cristiana en esa zona del mundo.

En su intervención ante el Sínodo de los Obispos para Oriente Medio, que se celebra en el Vaticano, monseñor Sako afirmó que "es necesario dialogar con los musulmanes. Sin diálogo con ellos no habrá paz ni estabilidad. Juntos podemos eliminar guerras y todas las formas de violencia".

Sako agregó que sin diálogo "el mortal éxodo que aflige a nuestras iglesias no podrá ser evitado".

El arzobispo caldeo (iglesia oriental en comunión con Roma) denunció que la emigración es el "gran desafío" que amenaza la presencia de los cristianos en la tierra en la que Cristo nació, vivió y murió y agregó que las cifras "son preocupantes".

Los cristianos en Oriente Medio apenas llegan al 1,6 por ciento de la población, una minoría que vive entre los mayoritarios musulmanes y judíos.

Sako señaló también que los estados de la zona deben garantizar la aplicación de las leyes para que no haya discriminaciones entre mayoría y minorías y todos los ciudadanos sean iguales.

"Queremos vivir en paz y libertad en vez de sobrevivir", dijo Sako, cuya iglesia, la caldea, que está presente sobre todo en Irak, ha sufrido en los últimos años numerosos atentados que se han cobrado la vida de varios sus obispos y sacerdotes.

Sobre la situación de los caldeos, el relator del Sínodo, el Patriarca de Alejandría de los Coptos, Antonio Naguib, denunció que "es lamentable" que la política mundial "no tome en suficiente consideración la situación trágica de los cristianos en Irak, quienes son las víctimas principales de la guerra y sus consecuencias".

El arzobispo Sako manifestó también hoy que musulmanes y cristianos deben unirse "para denunciar juntos el gran negocio económico que supone el comercio de las armas".

En esa segunda jornada de trabajos del Sínodo intervino también el decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano, quien dijo que es "urgente" encontrar una solución para el conflicto israelí-palestino y trabajar para detener "las corrientes agresivas del Islam".

"Es urgente trabajar para detener las corrientes agresivas del Islam y tenemos que pedir siempre respeto para la libertad religiosa de todos los creyentes", dijo Sodano.

A este primer Sínodo para Oriente Medio, que se prolongará hasta el próximo día 24, asisten 185 obispos y tiene como objetivo "reforzar y confirmar a los cristianos" en una zona, Oriente Medio, donde son una exigua minoría y cada vez quedan menos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...