Arzobispo de Madrid asegura que hizo todo lo posible para que se respetara el orden constitucional en Cataluña

El cardenal arzobispo de Madrid defiende que “la normalización de nuestra vida social supone y exige el respeto a la ley y el respeto a la Constitución”.

“Yo hice todo lo posible para que el orden constitucional, que es un bien común de todos, estuviese entre nosotros”. Así ha respondido el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, a una pregunta planteada por la periodista Susanna Griso sobre su actuación como mediador entre el Gobierno central y la Generalitat antes del 1-O y de la declaración unilateral de independencia.

En una entrevista en Espejo Público, el arzobispo de Madrid ha asegurado que habló “con todos, absolutamente con todos, los que tienen alguna responsabilidad” y ha explicado que tanto en su conversación con Carles Puigdemont como con otros líderes políticos defendió siempre que “la normalización de nuestra vida social supone y exige el respeto a la ley y el respeto a la Constitución”.

“La Iglesia colabora siendo cauce de diálogo y cauce también para respetar la Constitución que nos hace convivir a todos y respetarnos a todos”, ha recalcado el cardenal, que también ha manifestado la necesidad de mantener un “diálogo sincero”.

“Estamos haciendo todo lo posible por mantener y apoyar el orden constitucional”, ha insistido Osoro, que recuerda que la Conferencia Episcopal se manifestó en su momento en este sentido.

El pasado mes octubre, la Conferencia Episcopal emitió una declaración ante la situación en Cataluña en la que se invitaba a avanzar en el camino del diálogo y del entendimiento. Esta declaración recibió duras críticas por parte de quienes consideraban que no se puede apelar al diálogo con personas que están dispuestas a saltarse la legalidad.

Al ser preguntado sobre estas críticas, el arzobispo de Madrid ha defendido que el “diálogo siempre es necesario”, aunque ha subrayado que este “no se puede hacer al margen del orden constitucional que es un bien común para todos”.

En esta entrevista Osoro también ha hablado sobre las ofensas a los sentimientos religiosos de los cristianos que se han producido en los últimos meses en España. En este sentido, el purpurado ha señalado que “todo aquello que no respeta a los demás, lo que es sagrado para los demás, no ayuda a la convivencia”.

El arzobispo de Madrid defiende que los creyentes tienen que poder vivir su fe con normalidad “no sólo en el ámbito privado, sino también en el ámbito público” y ser respetados. “Esto es esencial en la convivencia de un pueblo y cuando eso se extralimita y no se respeta es malo para todos”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...