Arzobispado y consistorio no logran pactar la ruta del Pontífice por Barcelona

La calle de la Diputació se perfila como la solución de compromiso que se oficializará en pocos días El municipio quiere que el Papa vaya a la Sagrada Família por Casp, y la Iglesia, por Consell de Cent

Los representantes del Ayuntamiento y del Arzobispado de Barcelona no lograron ayer sellar un acuerdo sobre el recorrido que efectuará Benedicto XVI a bordo del Papamovil desde la residencia del cardenal Lluís Martínez Sistach en la calle del Bisbe, junto a la catedral, donde pernoctará la noche del 6 al 7 de noviembre próximo, hasta el templo de la Sagrada Família, el principal argumento de su segunda visita a España, donde se le espera a las 10 de la mañana del domingo, 7. El pacto, no obstante, está cerca, según fuentes conocedoras del curso que ha tomado la negociación. La calle de la Diputació se perfila ahora como la solución de compromiso ante las desavenencias.

Los responsables de movilidad del consistorio, con la teniente de alcalde de Seguridad, Assumpta Escarp, al frente han defendido desde el primer momento que la comitiva papal discurra por Pau Claris hasta Casp para enfilar Marina hasta alcanzar el templo de Antoni Gaudí. Esa es la posición en la que insistieron ayer en la reunión que celebraron en las dependencias administrativas de la Sagrada Família con los enviados del arzobispado, Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana.

UNA VÍA MÁS CÉNTRICA / La delegación eclesiástica prefiere que, a esa hora temprana del domingo 7, el Pontífice cruce el Eixample por una calle más frecuentada, como Consell de Cent, cuya situación, más céntrica, garantiza una mayor concurrencia de público. Conscientes de que ello complica los planes de las autoridades municipales para asegurar la fluidez del tráfico rodado, también han dejado sobre la mesa la posibilidad de dar por buena la calle de la Diputació, algo más al sur.

La reunión de ayer terminó sin acuerdo pero es muy probable que este se forje antes del próximo miércoles, fecha en la que el purpurado de Barcelona tiene previsto convocar a los medios de comunicación para ofrecer más detalles sobre el viaje. Los responsables del dispositivo de seguridad apremian, además, para que el itinerario se defina cuanto antes para desplegar su trabajo.

Sistach podría también desvelar esta semana el presupuesto que dedicará finalmente la Iglesia a la etapa catalana del viaje papal. Las 25.000 sillas previstas para situar alrededor de la Sagrada Familia se han convertido ya en 30.000, y su alquiler ronda los 60.000 euros.

20 PANTALLAS / Fuentes de la organización han explicado que habrá, como mínimo, una veintena de pantallas gigantes en las plazas y calles adyacentes por las que se retransmitirá en directo la ceremonia, tres de ellas, situadas en la avenida de Gaudí, de mayores dimensiones. Para las pantallas se requieren unos 300.000 euros, a los que hay que añadir el gasto que comporta el dispositivo de sonido.

Seguir la consagración del templo desde el interior tampoco será una tarea visual fácil. Habrá que recurrir a la instalación de más de 40 monitores de televisión para sortear las 52 columnas existentes en el interior de la iglesia que el Papa elevará a la categoría de basílica. El arzobispado negocia con empresas y entidades bancarias para tratar que asuman parcialmente el coste del montaje audiovisual del exterior del templo y poder hacer realidad la máxima de Sistach: «La visita ha de ser austera pero digna».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...