Argentina. Tres años de matrimonio igualitario

CAEL celebra el III aniversario de la Ley de Matrimonio Igualitario y convoca a seguir construyendo un Estado Laico.

En el tercer aniversario de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario, la Coalición Argentina por un Estado Laico celebra los más de siete mil matrimonios celebrados entre personas del mismo sexo y reconoce el enorme contenido laicista de dicha norma. Al mismo tiempo, alerta sobre la necesidad de seguir construyendo un Estado Laico para que la ampliación de derechos sin discriminación de ningún tipo sea un camino sostenido y una política de Estado en la Argentina.

Hace exactamente tres años, en la madrugada del 15 de julio del año 2010, el Senado de la Nación daba sanción definitiva a la Ley de Matrimonio Igualitario, ley nacional 26.618, que sería promulgada días después por la Presidenta Cristina Fernández.

La ley constituyó una enorme ampliación de derechos que permitió ya a más de siete mil parejas acceder a los mismos beneficios que cualquier pareja casada, en plena igualdad de condiciones, permitió a niños y niñas nacidas en familias homoparentales gozar de la misma protección que las y los demás y, por sobre todas las cosas, tuvo un enorme efecto simbólico: se convirtió en un importante mensaje de igualdad y no discriminación del Estado hacia toda la sociedad, al tiempo que abrió el camino a debatir otras grandes ampliaciones de derechos, como la Ley de Identidad de Género o la Ley de Fertilización Asistida.

Todas estas normas, así como otras previas entre las que sin dudas destaca la Ley de Educación Sexual Integral, tienen un común denominador: fueron posibles a pesar de la violenta oposición de la jerarquía de la iglesia católica y otros sectores religiosos. Y en todos casos el lobby religioso fue intenso, y tuvo tal vez su clímax con las palabras del entonces Cardenal Bergoglio, devenido Papa Francisco, que llamó a luchar en la "guerra de dios contra el padre de la mentira".

En este sentido, la Ley de Matrimonio, como las demás, representa un hito en la construcción de un Estado Laico, por mostrar una debilitación del poder de lobby religioso así como por desmentir casi todos los mitos que a su alrededor los fanatismos intentaron crear.

Sin embargo, desde CAEL observamos en el último tiempo una mayor influencia de la jerarquía católica en la cosa pública, y probablemente también un menor "pudor" de las y los gobernantes en que esto se haga visible.

Por eso no podemos dejar de observar que la ampliación de derechos que la Argentina ha realizado en los últimos años será sostenible y progresiva entanto al mismo tiempo sentemos las bases de un Estado realmente laico. Las libertades solo pueden sostenerse en el tiempo si terminamos con los privilegios que algunos sectores ejercen aún tras doscientos años de historia, privilegios que les permiten imponer sus dogmas y doctrina al conjunto de la sociedad y promover la discriminación sin respuesta del Estado.

Por estos motivos, celebramos este aniversario como un gran hito por la igualdad al mismo tiempo que llamamos a las y los funcionarios a ejercer sus cargos desde una ética pública laica, sin concesiones a los sectores que buscan imponer sus dogmas a toda la sociedad, y llamamos a toda la sociedad civil a trabajar en la construcción de una Argentina completamente laica, respetuosa de todos los derechos y la libertad de conciencia de sus habitantes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...