Argentina da 10 días al obispo negacionista para que deje el país

Las opiniones del prelado «agreden a la Humanidad», ha dicho la presidenta

El ministro del Interior argentino, Florencio Randazzo, hizo público ayer un comunicado en el que anuncia la orden de expulsión del país del obispo Richard Williamson, de nacionalidad británica, que protagonizó hace un mes una fuerte polémica por sus declaraciones a un canal de televisión sueco negando que existiera el Holocausto judío. Williamson fue hasta el pasado día 30 de enero rector del seminario de la Fraternidad Pío X en La Reja, a pocos kilómetros de Buenos Aires, y es uno de los cuatro obispos cercanos a Marcel Lefebvre a quienes el papal Benedicto XVI levantó a principios de año la orden de excomunión, emitida en 1988.

Argentina posee la sexta población judía más grande del mundo fuera de Israel. Buenos Aires, en concreto, esta considerada como la segunda capital con mayor población judía, detrás de Nueva York. Más de 200.000 argentinos de religión y cultura judía viven en la ciudad y alrededores.

El comunicado oficial del gobierno argentino, en el que se le da diez días al obispo para abandonar el país, bajo amenaza de expulsión perentoria, explica que la Dirección Nacional de Migraciones ha constatado que Williamsom declaró encontrarse en Argentina como empleado administrativo de la sociedad civil "La Tradición" cuando en realidad era el rector del mencionado seminario. Añade, sin embargo, que a nadie se le oculta "la notoriedad pública de sus declaraciones a un medio sueco en las cuales puso en duda que el pueblo judío haya sido víctima del Holocausto". El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner considera que manifestaciones como esa "agreden profundamente a la sociedad argentina, al pueblo judío y a la Humanidad toda, pretendiendo negar una comprobada verdad histórica".

El escándalo de las declaraciones del obispo Williamsom, ordenado por monseñor Lefebvre sin autorización del Vaticano, saltó a la luz a raíz de la decisión del Papa Benedicto XVI de levantarle la orden de excomunión. La publicidad de las declaraciones negacionistas de Williamson provocó la inmediata protesta del Rabinato de Israel, que anunció la ruptura de sus relaciones con el Vaticano.

Williamson no ha llegado a retractarse de sus manifestaciones. Lo más que hizo fue emitir un comunicado pidiendo disculpas al Papa "por las innecesarias angustias y problemas que le causaron sus declaraciones", algo tan ambiguo que desató grandes protestas en todo el mundo y en Argentina en particular, donde se suscitó una amplia polémica sobre su presencia en el país. El gobierno alemán, por su parte, advirtió que negar el Holocausto es un delito en Alemania y que estaba dispuesto a abrir un proceso contra el obispo.

Finalmente, el enfado de la comunidad judía y la polémica mundial hizo que el Vaticano reiterara públicamente su condena a quienes niegan el Holocausto y que le exigiera a Wiliamson que se retractara de forma clara y tajante. El obispo, sin embargo, solo rompió su obstinado silencio para manifestar a un medio alemán que estaba dispuesto a analizar las pruebas que le presentarán sobre la existencia del Holocausto judío, porque las que conocía hasta el momento no le resultaban suficientemente irrebatibles. Los responsables de la Fraternidad Pío X anunciaron entonces que había sido relevado de su cargo de rector del seminario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...