Aproximación a la opinión pública católica en la crisis finisecular: El Águila Extremeña (1899-1900)

Resumen

Hace ya más de tres lustros que en mi tesis doctoral sobre la Masonería y el republicanismo en la Baja Extremadura me ocupe de la prensa badajocense. Fruto de aquella investigación  fue mi libro Masonería, Prensa y Política (Badajoz 1875-1902), publicado en coedición por las Universidades de Granada y Extremadura en 1992. Estudié allí los periódicos republicanos y afines a la masonería y los prensa católica ferozmente antiliberal y antimasónica. En una comunicación titulada "La masonería y el conflicto colonial en la prensa de la Baja Extremadura", presentada al V Symposium Internacional de Historia de la Masonería celebrado en Cáceres, en junio de 1991, también investigué la prensa de la ciudad del Guadiana. Aunque conocía la existencia de El Águila Extremeña no pude ocuparme porque sólo tenía noticias de los fondos muy incompletos del Archivo-Biblioteca del Real Monasterio de Guadalupe. Ignoraba la colección de la Biblioteca Pública de Cáceres.

Recientemente el Ministerio de Cultura ha tenido el buen acierto de digitalizar numerosos periódicos de prensa histórica y ponerlos en la red. En mi comunicación analizo El Águila Extremeña, una revista católica militante que entonces era tanto como decir ultracatólica. Estuvo en una línea difusa entre carlistas y integristas, abogando por el entendimiento entre ambos. Para hacer una rápida radiografía de la revista aporto su ficha hemerográfica y para un mejor conocimiento de la publicación y la línea editorial, hago un análisis de los trabajos del director y de los más asiduos y conocidos colaboradores.

Mi interés por la prensa extremeña y granadina y el hecho de que El Águila Extremeña se publicara más de 2/3 de su vida en Fuente del Maestre, mi pueblo natal, me ha motivado para realizar este trabajo.

Su director fue Alberto J. de Thous y Moncho, joven maestro de 23 años, que aunque nacido en Valencia, enseñaba en Madrid. No me parece lógico que un humilde maestro abandonase Madrid y se estableciese en La Fuente para dirigir una revista ultracatólica. Detrás de este joven debía haber otras fuerzas y otras personas. Ciertamente El Águila fue una continuación de la corriente reaccionaria e integrista extremeña representada por El Avisador de Badajoz y seguida después por La Lid Católica. Thous tenía estrecha relaciones con Ramón Torrijos, ferviente reaccionario, de hondas convicciones antiliberales y antimasónicas, a la sazón obispo de Badajoz. En las páginas de El Águila tuvieron siempre cabida ocupando un lugar preferente los escritos de Pedro Casas, de Tomás Cámara, obispos de Plasencia y Salamanca respectivamente así como el de Málaga, conocidos reaccionarios.

De la influencia en la opinión pública católica de El Águila Extremeña caben pocas dudas. Posiblemente no llegara a los 300 suscriptores, pero la revista tuvo el aval de varios obispos y numerosos curas. Sus ideas y consignas alimentaban a muchos sacerdotes que ejercían notable influencia a través del confesionario y en los púlpitos.

Históricamente La Fuente ha sido un pueblo muy levítico. Hubo también un núcleo integrista no numeroso, pero sí rico e influyente. En octubre de 1899 la revista se editaría ya Badajoz, ciudad en la que se imprimió siempre. En la capital había más medios de todo tipo, de modo que los mentores de Thous le consiguieron trabajo en varios colegios.

Ha pasado más de un siglo. Creo, sin embargo, que tiene interés estudiar El Águila Extremeña. Aunque vivimos hoy en una sociedad secularizada y somos muchos los que reconocemos que la tolerancia es una virtud indispensable para la convivencia, y nos cuesta entender el fundamentalismo religioso y el fanatismo de cualquier signo, no estoy seguro de que no estemos asistiendo a preocupantes rebrotes de intolerancia y campañas para que ideas y creencias muy respetables se impongan a la sociedad como leyes del Estado.

Texto completo en el archivo adjunto.

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...