Apoyo al creacionismo en EEUU complica distribución de película sobre Darwin

Creation enfrenta problemas para ser exhibida por la presión de grupos religiosos y el temor a una reacción hóstil de quienes rechazan la teoría de la evolución.

La película británica Creation, sobre el naturalista inglés Charles Darwin, autor de la teoría de la evolución de las especies, que ha sido elogiada en distintos festivales, no ha logrado ser distribuida en Estados Unidos por temor a las reacciones de grupos religiosos seguidores del creacionismo. La denuncia la hizo en Londres el productor Jeremy Thomas al diario conservador Daily Telegraph.

Creation es una producción de la BBC dirigida por Jon Amiel, cuyo guión, escrito por John Collee, se centra en el debate que ocurrió en el fuero interno del científico británico del siglo XIX antes de publicar su libro El origen de las especies, en el contexto de una vida familiar traumática, pues perdió a su hija preferida y tuvo que vencer la resistencia de su esposa, de fuertes convicciones religiosas.

El filme se estrenó en el Festival de Toronto, donde recibió muy buenas críticas, y acaba de estrenarse en Londres. Pronto será visto en el resto de Europa y en Australia, y luego en los demás países. Pero a pesar de intensas gestiones, los productores no han logrado entusiasmar a ninguna cadena distribuidora norteamericana por la presión, según ellos, de algunos grupos evangélicos y en otros casos, por simple autocensura ante el temor a una reacción muy hostil.

Como se sabe, en Estados Unidos, donde, según una encuesta de Gallup realizada en febrero, sólo un 39% de la población cree en la evolución del hombre a través de la selección natural, el debate entre el creacionismo y el evolucionismo -entre quienes creen que Dios es el origen del hombre y quienes creen que el hombre evolucionó de otras especies- se da en términos especialmente intensos y en el contexto de una fuerte politización. En ese mismo sondeo, sólo 55% de los entrevistados acertó en asociar a Darwin con la teoría de la evolución. Los otros atribuyeron dicha teoría a diversos personajes o se declararon desinformados al respecto.

"Es increíble que esto ocurra en 2009", dijo Jeremy Thomas, productor galardonado con un Oscar, luego de explicar que la película ni siquiera se centra en el debate científico y en la teoría de Darwin, sino "en el drama humano que él vivió mientras se debatía entre la fe y la ciencia, y entre su inclinación moral a publicar el libro y su respeto por su esposa, a quien temía ofender".

El papel de Darwin corresponde a Paul Bettany y el de Emma, su esposa, a Jennifer Connelly. Ambos son esposos en la vida real. El actor principal se ha declarado ajeno al debate y ha explicado que su papel está básicamente centrado en explorar los rasgos de personalidad y el mundo interior de Darwin. Por su parte, el director afirma que "hicimos un esfuerzo por ser lo más justos y neutros posibles en relación con el debate entre ciencia y religión, porque nuestro interés no estaba allí".

La prensa norteamericana ha eludido informar y comentar las dificultades de distribución de Creation en EE.UU., pero algunos grupos religiosos han dado cuenta en internet de la polémica. En respuesta a quienes han pedido que la película no se pase en este país, la Bible Society respondió, por boca de Lindsay Shaw, que "el filme es altamente pertinente a los cristianos y a sus amigos" y que refleja muy nítidamente los tremendos problemas de conciencia que tuvo Darwin cuando entendió la magnitud de lo que estaba por hacer, es decir, las consecuencias de echar por tierra la tesis de que el hombre había sido directamente creado por Dios seis mil años antes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...