Apostasía masiva y simpatía oficial

Los políticos se acercan a la Iglesia mientras centenares de personas piden la baja religiosa.

Cerca de 400 de ciudadanos, según el Cuerpo Nacional de Policía, acudieron al mediodía de ayer a la plaza del Arzobispo, en Valencia, para formular declaraciones de apostasía en notas dirigidas al titular de la diócesis de Valencia, Agustín García-Gasco. La inciativa de dos militantes de la plataforma Jo no t'espere, contraria a los fastos previstos ante la próxima visita a Valencia de Benedicto XVI, desembocó en un acto pacífico de apostasía masiva a espaldas de la Catedral de Valencia. El palacio arzobispal permanecía cerrado. De modo que los organizadores anunciaron que volverán el día 29 de junio, día de San Pedro, para registrar oficialmente las solicitudes de apostasía. "La prueba de la vinculación entre la Iglesia y el capitalismo la tienes en que es más difícil darse de baja de la Iglesia que de Telefónica", bromeaba un asistente.

Bajo el mismo sol, pero en un escenario más moderno, en el entorno del Museu Príncipe Felipe, Francisco Camps, presidente de la Generalitat, proclamaba que "Valencia se convertirá en casa de todas las familias del mundo" con ocasión del quinto Encuentro Mundial de las Familias, una iniciativa de la Iglesia católica, que albergará la ciudad en los primeros días de julio. Camps quiso participar en el reparto de acreditaciones y mochilas con motivos vaticanos a centenares de voluntarios llamados a convertir la visita de Benedicto XVI a Valencia en "un día histórico e inolvidable", según el presidente de la Generalitat. "Hemos tenido mucho trabajo, realizado con ilusión y confianza, pero todo culmina con vuestra presencia", siguió Camps, quien no dudó en aludir a los voluntarios como "el alma" del evento.

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, se sumó al proselitismo oficial. "Estamos orgullosos de recibir al Papa y a un millón de peregrinos, que acudirán a Valencia para debatir y hablar sobre los valores de la familia", dijo. El arzobispo Agustín García-Gasco, entretanto, ordenaba a una decena de nuevos sacerdotes en la Catedral de Valencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...