Apertura V Congreso de la Asociación Internacional de Libre Pensadores. Montevideo 2015

Elbio Laxalte V Congreso Libre pensamiento Montevideo 2015

Elbio Laxalte Terra Portavoz de la AILP Coordinador General del Vº Congreso de la AILP

Buenos días queridos amigos y queridas amigas y bienvenidos todos al Vº Congreso de la AILP, en particular a aquellos que vienen de lejos, tanto del interior de nuestro país como los que vienen desde el exterior.

Pero, antes de expresarme en relación con los trabajos de este congreso, deseo manifestar nuestra solidaridad con las autoridades y el pueblo hermano de Chile, que nuevamente ha sido golpeado por las inclemencias naturales, sufriendo uno de los sismos más fuertes de su historia.

Amigos y amigas, permítanme recordar un suceso que tuvo lugar hace ya 42 años, exactamente el 11 de setiembre de 1973.

En esa fecha, un cruento golpe de estado arrasó con las instituciones chilenas, y también se llevó la vida del Dr. Salvador Allende, presidente constitucional de Chile.

Salvador Allende ofrendó su vida en defensa de sus principios más caros y defendiendo las instituciones democráticas. No aceptó nunca la oferta de rendición y traslado a un exilio en el exterior. Y su sacrificio se transformó en un símbolo. Salvador Allende fue una persona íntegra, un librepensador, un humanista, y más allá de sus ideas políticas y de su acción de gobierno, cuestiones coyunturales siempre opinables, rescatamos su coraje moral y cívico, de quién puso su bien más precioso como su propia vida, al servicio de los más débiles, al servicio de los nobles ideales republicanos y en defensa de las instituciones democráticas, que siempre respetó hasta las últimas consecuencias. Y nosotros, al iniciar este congreso del librepensamiento, queríamos recordar en Salvador Allende a todos los librepensadores de la historia, que han dado hasta su vida por la causa de la libertad de conciencia, de la libertad de pensamiento y de la libertad de expresión. Para nosotros, librepensadores, Allende no murió, el vive en nuestros recuerdos y en nuestras luchas.

Pero también hoy deseo recordar otro hecho que nos impactó, y que significó un cambio de época: el atentado terrorista contra las Torres Gemelas en Nueva York, que dejó miles de víctimas e impactó a una nación. Es también un símbolo, pero un símbolo de lo que significa, representa y expone el dogmatismo y el fanatismo. No importa en definitiva quién lo hizo, ni siquiera el propósito por el cual se hizo. Lo que importa es que fue la obra de un pensamiento dogmático, unidireccional y fanático que se toma por verdad absoluta y desde ese sitial se yergue como juez de gentes y de vidas, sacrificadas en el altar de una idea y una estrategia de poder, que se desea imponer a toda costa, a través del terror y sin medir los costos humanos.

Entonces, mis amigos y amigas, respetuosamente, les voy a solicitar ponerse de pie, y hacer un minuto de silencio e introspección en homenaje a Salvador Allende, porque su ejemplo es y será para los librepensadores del mundo un símbolo de la lucha por la regeneración y la dignidad humana. Y en recuerdo de las víctimas inocentes de la crueldad y el fanatismo terrorista, llevado adelante por un dogma mesiánico que intenta demostrar su poder e imponer su verdad por el miedo y la fuerza.

(minuto de silencio) Muchas gracias.

Amigos y amigas, al inaugurar este Congreso al Librepensamiento, no olvidemos entonces, el alcance de nuestro combate, porque él está justamente en el corazón de lo que no debemos ni podemos aceptar, y que simbólicamente representan esos dos eventos que ocurrieron un mismo día, en años distintos. No aceptamos la opresión política, ni las violaciones al estado de derecho y a la democracia; no aceptamos la violencia ni el terrorismo dogmático y desenfrenado, de las cuales sus primeras víctimas son la gente inocente.

Amigos y amigas, hoy es un día muy importante para nosotros. Por primera vez en la historia de nuestro país se reúne un congreso internacional del librepensamiento. Lo más cercano a nosotros sucedió en 1906, en Buenos Aires, donde asistieron varios librepensadores, hombres y mujeres uruguayos de la época. Y luego, también en Argentina, más recientemente en Mar del Plata en el 2012, donde estuvimos presentes una importante delegación compatriota. Y no porque esta tierra no haya dado librepensadores, que los dio y han realizado importantes contribuciones que han llevado a nuestro país a ser una de las naciones más laicas, democráticas y republicanas de nuestro continente.

Y justamente por ello, para nosotros este Congreso tiene la importancia de darse en un momento muy particular de nuestro proceso social y político; justamente porque estamos viviendo un tiempo de quiebre, en donde con la mayor fuerza se están alineando todas las baterías para apuntar hacia la demolición de la más importante conquista del librepensamiento para una sociedad democrática, que es la separación absoluta de las confesiones y el estado y la instauración de un estado laico. Esta gran conquista que quedó plasmada en nuestra Constitución nacional desde 1919, hoy está corriendo peligro. La laicidad en nuestro país está corriendo peligro; y en particular, en el área de la educación pública gratuita, obligatoria y laica, donde se nota una ofensiva conjunta confesional y privatizadora. Seguramente cuando escuchemos el informe sobre la situación uruguaya, tendremos una dimensión más plena de lo que vengo de expresar.

Pero, lo que asimismo es necesario llamar la atención de todos los librepensadores, es que esto no es un fenómeno aislado, sino que se está dando en el cuadro de una fuerte ofensiva confesional y dogmática de carácter global hacia todo tipo de pensamiento libre.

Un solo dato: la sensibilidad humana más perseguida en el mundo de hoy, es aquella que no responde a ningún dogma, a ninguna religión. Este dato puede parecer curioso, porque normalmente las informaciones que aparecen tienen que ver con las mutuas persecuciones entre religiones rivales. Pero, cuando vamos más a fondo, todas esas religiones rivales están juntas de acuerdo en un solo punto, que es la defensa de su dogma, y en las persecuciones hacia los que no son adeptos a ninguna religión en particular, sean no creyentes o practiquen una espiritualidad distinta o libre.

También nuestro Congreso tiene lugar en un momento de la historia donde los ideales democráticos se están debilitando en todos los lugares en donde la democracia impera. Y es paradójico, porque seguramente nunca como antes la democracia es un reclamo también en aquellos lugares donde hace falta.

Hoy, en todo el mundo democrático, empiezan a acumularse las deficiencias. Los sistemas políticos cada vez son más incapaces de resolver las demandas de las poblaciones, y se han transformado en gigantescas máquinas puramente electorales manejadas por el marketing e inimaginables cantidades de dinero para ganar elecciones, y sus dirigentes se han transformado en montajes populistas, que apenas llegan a los gobiernos desencantan e incumplen aquello que prometieron. Por esa razón, la indiferencia y la desconfianza en el sistema democrático gana cada vez más terreno, en perjuicio justamente de la necesaria democracia, la cual cada vez más se está transformando en una cáscara vacía de contenido, y/o abierta a cualquier aventura autoritaria..

Y asimismo, hoy notamos como, a pesar de la llamada crisis económica mundial, el selecto mundo de los multimillonarios no para de agrandarse a escala planetaria. A pesar de los más de 3500 millones de personas en el mundo que viven con menos de 4 dólares por día, solo 85 personas en el mundo tienen la riqueza acumulada equivalente a esos 3500 millones, es decir, 85 personas tienen una riqueza equivalente a la mitad de la población mundial. Y esa riqueza se ha incrementado a pesar de la crisis que se dice soportamos desde el 2008.

Hay que decirlo con claridad: a pesar del discurso que nos venden de lucha contra la pobreza y las desigualdades, estas se mantendrán, porque la crisis tampoco es igual para todos.

Entonces, más que nunca el ideal librepensador es una necesidad en el mundo de hoy. No una necesidad utilitaria, sino una necesidad moral. El librepensamiento es necesario para construir un futuro mejor, porque él es trinchera de justicia.

Como lo señalaba el gran librepensador francés Ferdinand Buisson, que unía en él varias calidades: la de ser un cristiano protestante, la de ser masón y la de ser político, en el congreso del librepensamiento de 1904, en Roma, frente al vaticano, al decir que “el librepensamiento es laico, democrático y social”. Hoy, más que nunca esa condición del librepensamiento tiene vigencia, y entonces tenemos los librepensadores ese desafío, el de luchar por la laicidad, por la democracia y por la justicia social. Y eso en un mundo global, donde ya las fronteras significan cada vez menos. Nuestro combate no tiene fronteras, y nuestra solidaridad tampoco, con todos aquellos librepensadores que hoy sufren la opresión en muchos países del mundo, para ellos nuestro pensamiento.

Al dejar abierto este Congreso, deseo expresar mi agradecimiento a todos quienes han trabajado para el mismo, con pocos recursos pero con mucho amor a la idea, y solicitamos las disculpas por nuestras deficiencias. Y agradecer asimismo todas las contribuciones que serán vertidas en el curso del mismo, que seguramente nos darán luz y fortalecerán nuestras convicciones.

Viva el librepensamiento!!! la mayor garantía para la Dignidad Humana.


Antonio Vergara V Congreso Libre pensamiento Montevideo 2015

Antonio Vergara Lira Director de la AILP y Portavoz para Latinoamérica

En Julio de 2010 nuestro estimado amigo Jacques Lafouge me propuso, por encargo de libre pensadores de Francia, coordinar en Latinoamérica el evento llamado « Importancia del Laicismo, del
Libre  Pensamiento y Congreso OSLO 2011 », en  consideración a mi pertenencia a varias organizaciones con dicha temática de América del sur. Además, sin limitaciones para invitar a hombres y mujeres de librepensamiento de otros países del continente.

Acepté de inmediato lo propuesto pues tenía clara la importancia del proyecto, considerando mis actividades y esfuerzos de siempre por los derechos del hombre, la búsqueda de la verdad y la necesidad de coordinar, además, toda iniciativa hacia el laicismo y la libertad absoluta de conciencia.

Han pasado cinco años de intenso trabajo, lo cual informo y adjunto por escrito a este 5º Congreso.

Dejo especial constancia que los avances conseguidos en el tema se deben en gran parte al apoyo permanente de Jacques Lafouge, activo librepensador; muy conocedor de Latinoamérica, especialmente en sus aspectos sociales y culturales. Viajero permanente, Jacques ha recorrido desde México hasta la Patagonia, en diversas oportunidades, dialogando con hombres y mujeres progresistas, laicistas y de libre pensamiento.

Para este caballero francés, mi mayor agradecimiento y un abrazo fraternal

Con especial atención a los graves problemas de Latinoamérica, reitero, como lo he manifestado en congresos anteriores, que la adhesión a la AILP se debe a mi posición racionalista e interés en aportar al éxito de este importante proyecto, con un ideario simple: el deseo que vivamos en un mundo mejor, si somos hombres y mujeres libres, fraternos, con iguales derechos ciudadanos, combatiendo el error, la mentira y el dogma. Exigiendo tolerancia y justicia social; la integración plena de los pueblos originarios; democracia real y participativa; defensa del medio ambiente, respeto a los derechos humanos; castigo efectivo a los responsables de las dictaduras y sus atrocidades. Mi deseo es una nueva sociedad que integre efectivamente a la mujer, a los adultos mayores y minorías de cualquier tipo.

También pretendo que lleguemos a una sociedad que combata el imperialismo económico, es decir, luchar por el término de la pobreza, la segregación, la intolerancia, el predominio religioso, el abuso de los poderes económicos y las discriminaciones sociales… como algunas prioridades.

Puntualizando en nuestra temática central: como librepensadores creo que debemos ser consecuentes con nuestras actuaciones; sin imponer dogmas definitivos ni doctrina alguna; solidarios con el sufrimiento físico y psicológico de los perseguidos o dominados por los poderosos que agobian a la humanidad con sus mentiras y doctrinas impropias. Me mueve finalmente, el profundo deseo que se consideren mis modestas proposiciones filosóficas; el haber luchado toda mi vida por el laicismo; como docente haber aportado conocimientos basados en la racionalidad y la ciencia; siempre con posiciones profesionales y políticas a favor de la sociedad toda; y, en contra de quienes imponen el engaño, el miedo, la ignorancia… en representación de fuerzas económicas, fácticas o celestiales.


Raul Bula V Congreso Libre pensamiento Montevideo 2015

Raul Bula
Presidente de la Asociación Uruguaya del Libre Pensamiento – AULP

Reciban la más cálida bienvenida en nombre de la A.U.L.P. a los Trabajos de éste V°Congreso Internacional con el que la A.I.L.P ha distinguido a nuestro país la República Oriental del Uruguay y en particular a nuestra Asociación, que trabaja para nuclear en su seno a los hombres y mujeres, así cómo también a las Asociaciones, que han hecho suyo el llamado del Congreso Internacional del Libre Pensamiento en Oslo Noruega en 2011, así como también a nuestro propio Congreso del Libre Pensamiento uruguayo, que en 2012 dio nacimiento a nuestra Asociación.

Nuestro país tiene una larga tradición república y laica, consagrada en su Constitución Nacional con la separación de las Iglesias del Estado, la libertad de cultos y de conciencia, con Instituciones cristalizadas en los tres poderes del Estado y en el sistema Educativo público, con un sistema de partidos políticos fuertes y una acción ciudadana continua.

Sin embargo de un tiempo a ésta parte, se percibe una vulneración creciente del Estado de Derecho y en particular sobre la laicidad, amenazando con ello la libertad de conciencia de los ciudadanos y en consecuencia, la convivencia pacífica, tolerante y la propia Democracia, porque al primar ‘’lo político sobre lo jurídico’’, todo queda librado al juego de poder del lobby de las corporaciones, de los poderes fácticos sobre el Estado.

¿Cómo se han manifestado y se manifiestan hoy estos fenómenos?

– Omisión y/o negligencia por parte de algunos funcionarios públicos, incluso de algunos representantes electos por el voto popular a distintos niveles, en el cumplimiento de las normas legales que establecen la Laicidad y con ella garantizan la libertad de conciencia de los ciudadanos, especialmente en el ámbito de la Educación Pública y en los espacios públicos, que han olvidado que el art. 5º de la Constitución de la República establece que ‘’Todos los cultos religiosos son libres en el Uruguay. El Estado no sostiene religión alguna’’, cómo así también han olvidado que el art. 58º también de la Carta Magna explicita que ‘’Los funcionarios están al servicio de la Nación, no de una fracción política. En los lugares y horas de trabajo queda prohibida toda actividad ajena a la función reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier tipo»

– Florecimiento y ofensiva de dogmatismo y fundamentalismos de distinto signo, que pretenden ocupar el espacio dejado por las otrora ideologías fuertes del mundo bipolar, especialmente notorio por parte de algunas corporaciones religiosas que con distintas operaciones de marketing, exponen un manifiesto y cúando no un agresivo deseo de revisión de los valores republicanos y laicos que caracterizan nuestra sociedad.

– Abandono del Estado de funciones indelegables en manos de privados, sea en el ámbito de la educación por ejemplo incluso facilitando la presencia en los centros educativos pretendidamente públicos de gestión privada, sea permitiendo la presencia de símbolos religiosos ostensibles y discriminatorios de la mujer en los centros educativos del Estado como ha sido el caso de jóvenes y adolescentes portando el velo islámico recientemente instalado en la agenda pública, sea financiando indirectamente la escuela privada confesional.

– No menos preocupante el anuncio del señor Presidente de la República Dr. Tabaré Vásquez de su intención de llamar a distintos actores sociales «a participar en foros para debatir políticas públicas» abriendo las puertas a que las corporaciones presionen más al Estado para sacar así su tajada, relativizando así por lo menos, el papel de los partidos políticos en el Parlamento resultado del pronunciamiento soberano del Pueblo.

No es mi intención como comprenderán, presentar aquí la situación de Uruguay sobre los temas que nos convocan, desde la perspectiva de AULP. Habrá en este Congreso exposiciones sobre ello de calificadísimos miembrso de nuestra asociación. Como librepensadores aspiramos a una sociedad civilizada a escala planetaria, donce la vida, el honor, la libertad, en suma la dignidad del ser Humano se expanda en su plenitud, en paz y armonía donde cada uno encuentre la felicidad.

Es por eso que llegamos aquí a este V Congreso Internacional, con el mismo interés que ustedes: a) por la libertad de conciencia para que cada individuo sea libre para elegir su opción espiritual (religiosa o no) que más desee o le convenga, sin que nadie pueda seer obligado a tener creencias determinadas; b) por la imprescindible igualdad de todos los ciudadanos sindistinción de origen, sexo o convicción por lo que las instituciones públicas no pueden privilegiar (ni deben permitirlo) ninguan opción espiritual sobre otra y deben asegurar la libertad de pesnamiento.

Las opciones confesionales o no confesionales corresponden exclusivamente a la esfera privada de las personas; c) el interés general o bien común que debe ser la única razón de ser de cualquier sociedad y por ello la laicidad debe garantizarse para que el espacio público quede libre de toda influencia ejercida en nombre de una religión;  o de una ideología particular. El espacio público laico no es pluri-confesional, sino aconfesional.

Entonces, sin pretensiones de respuestas únicas ni cien por ciento abarcativas, hay preguntas ineludibles: ¿Cuáles serán las aproximaciones de éste V° Congreso Internacional, que nos permitan afirmar la vigencia y expandir los valores esenciales para nuestras sociedades de laboriosidad, honestidad, ética, austeridad, dignidad humana, que nos animan e impulsan cómo movimiento librepensador?  ¿Cómo explicar hoy al ciudadano o ciudadana de a pie, viva en América, Europa, Asia o África que sin libertad de conciencia no hay ni dignidad ni ninguna libertad? ¿Cuáles deben ser los ejes de nuestra movilización en éste momento de marea revuelta en la que vamos a contracorriente y en la que curiosamente pretenden los adversarios del laicismo presentarnos cómo dogmáticos e intolerantes, para por lo menos desvirtuar, desprestigiar, nuestros principios y valores sembrando si pueden confusión? ¿Cómo escapar de los sloganes, las frases hechas y de la ilusión de la inmediatez de las tecnologías de la información y la comunicación en la que parecería sumergida la humanidad, para pasar a una inmediatez y una mediatez de la calidez y la calidad humanas, dónde el Hombre sea el centro de las ocupaciones y preocupaciones y no una “cosa”? ¿Cuáles son los puntos de unión de nuestras sociedades sobre los que trabajar para reintegrarlas con cabeza abierta y altura de miras a una ruta de avance en el sentido de civilización y progreso?

Claro que es difícil.

Habrá quiénes estén más preocupados por unos temas o por otros, pero si queremos que la Humanidad tenga un futuro de Dignidad, dónde se viva en Libertad, en la que la vida valga la pena de ser vivida sin amenazas de ningún tipo, dónde solo los talentos y virtudes de cada uno sean las únicas cosas que nos diferencie, dónde el Bien Común religue a la sociedad y el ciudadano recupere su soberanía, necesitamos de las reservas morales del movimiento librepensador y laicista, que  encauce la creciente  fuerza de la indignación y desesperanza y rompa ese círculo vicioso del campo de batalla de todos contra todos y sálvese quien pueda por mezquinos intereses en los que estás subsumidas nuestras sociedades.

Yo no tengo las respuestas. Vengo acá a buscar con Uds. las mejores aproximaciones que podamos lograr juntos, en lo que serán los Trabajos de éste V° Congreso Internacional del Libre Pensamiento que hoy se abre.

Vuestra presencia ya garantiza el éxito.

La voluntad de hacer, de obrar y la búsqueda del bien común que nos ha movido hasta aquí, superando muy diversos obstáculos y viniendo tantos y tan calificados cómo prestigiosos delegados de tan lejos a ésta fiel y reconquistadora ciudad de Montevideo, estoy seguro que cumpliremos con el llamado al Deber que nos convoca la rica historia del movimiento librepensador a escala planetaria y en particular el sacrifico de los hombres y mujeres que lo integraron y no claudicaron e incluso sufrieron persecución y hasta la muerte por los principios y valores que hoy nos convocan.


Christian Eyschen

Portavoz de la AILP. Vicepresidente de la Libre Pensée Francesa

(Leído por David Goslan)

Es con gran alegría que saludo a este V Congreso de la AILP en Montevideo. Nuevamente el Libre Pensamiento recibe honores en el cono sur de América Latina.

Uruguay es un país muy lejano a Francia, pero a la vez muy próximo, por su historia, su cultura, y sobre todo porque la palabra laicidad resuena de manera muy particular.La separación de las iglesias y el Estado es una realidad, pero también es un combate siempre de actualidad. Aquí, como en otras partes, no aspiramos al descanso para defender esta gran obra.

¡Cuánto camino recorrido desde el 10 de agosto de 2011 en Oslo donde juntos fundamos esta asociación internacional! El Libre Pensamiento está bien vivo hoy en América Latina gracias a los esfuerzos permanentes de nuestros amigos, Antonio Vergara, Elbio Laxalte, Fernando Lozada. A través de su dinamismo han sabido federar en su entorno un gran número de compañeras y compañeros que construyen un futuro mejor para la Humanidad.

El Libre Pensamiento está en todos los continentes y en muchos países. Y opera. La historia hizo que las fuerzas del Libre Pensamiento se hayan dispersado por razones ajenas al pensamiento libre. Pacientemente, estamos reconstruyendo la cadena de unión de todos los libre pensadores.

Este Congreso será muy rico por los temas que se abordan. Libre Pensamiento y ciencia, Libre pensamiento y Filosofía, Libre Pensamiento y Política, Son temas fundamentales para nosotros. Pero también habrá la alianza del espíritu y la materia, del ideal y de lo real, como dice el gran Jean Jaurés en su celebre Discruso a la juventud.

Las tres campañas internacionales que decidimos en Oslo, están siendo aplicadas en todas partes. Queremos que se haga justicia a todas las víctimas de las iglesias. Por esta razón proponemos  que la AILP sea recibida en el Vaticano sobre la cuestión del convento de Tuam en Irlanda, donde los terribles acontecimientos tuvieron lugar durante décadas. Si la iglesia Católica no tiene nada que reprocharse que reciba al Libre Pensamiento, que escuche sus cuestionamientos.

Igualmente discutirán ustedes durante estos días la propuesta de una declaración de la AILP àra exigir el fin del financiamiento público de las religiones y de las iglesias. Nosotros deseamos que esta declaración sea firmada masivamente en el mundo por la mayor cantidad de asociaciones del Libre Pensamiento, ateas, racionalistas, laicas, humanistas.

Deseamos que en todos los continentes sean representados y que el máximo de países se sume a esta demanda democrática y laica. Esta acción internacional también tiene como objetivo facilitar el acercamiento de las asociaciones que, globalmente, persiguen los mismos objetivos: la emancipación humana, por sociedades liberadas del dogma, del obscurantismo, del clericalismo, de la opresión cultural, religiosa, económica, militar. El Libre Pensamiento aspira a ser el Centro de la Unión Laica.

En esta oportunidad, vamos a dar una amplísima difusión al muy útil y necesario estudio de nuestro amigo Max Wallace de Nueva Zelandia sobre lo que él denomina como “la economía púrpura”. Esto es muy edificante en muchos aspectos. Debemos difundir también el estudio de un libe pensador francés sobre las finanzas del Vaticano. Este estudio mostrará con evidencia que el dinero desviado de los fondos públicos en beneficio de la Iglesia católica, no se pierde para todo el mundo.

También es claro que las finanzas del Vaticano están lejos de los principios evangélicos que él profesa e impone a los otros. ¿Y no está escrito: “Que tu mano izquierda ignora lo que hace tu mano derecha”, sobre todo si estrecha la mano de un miembro de la Cosa Nostra?

Pero no solamente la Iglesia católica utiliza tales prácticas. El Libre Pensamiento en Grecia “Hypatie”, con el Buró europeo de coordinación del Libre Pensamiento hizo pública una declaración solemne para que el dinero del pueblo griego, expoliado a cuenta de la Iglesia ortodoxa sea entregado al pueblo griego. Esta fortuna pertenece al pueblo griego no a los popes, no a los banqueros, no al FMI ni al Banco Central Europeo

Actuando de tal manera, todos nosotros lo sabemos, lo que está planteado es la necesaria e indispensable separación de las Iglesias y del Estado, de las religiones y de los Estados, que queremos plantear ante la consciencia de todo el mundo. Solamente una auténtica separación puede conducir a un verdadero respeto de la libertad absoluta de consciencia.

Un mundo sin guerra, sin opresión, sin explotación, sin Inquisición, sin Fatua solamente puede ser un mundo laico donde el libre pensamiento esclarece al mundo.

Durante el Segundo Congreso de la Asociación Internacional del Libre Pensamiento habíamos decidido hacer del 20 de septiembre de cada año, la Jornada Internacional del Libre Pensamiento. Esta iniciativa se ha enraizado en toda la historia de América Latina en homenaje a un gran revolucionario libre pensador Guiseppe Garibaldi.

Esta Jornada Internacional y militante empieza a desarrollarse un poco en diferentes continentes. Es la referencia de nuestra asociación internacional. Es necesario darla a conocer mucho más y darle más resplandor, sobre todo en este año, que es el 1500 aniversario del asesinato bárbaro de la gran Hypatia por una horda cristianos en furia, que mostró en esta ocasión lo que ella entendía por el amor al prójimo.

El Consejo Internacional de la AILP será informado, a través del informe de nuestro amigo Roger Lepeix de los avances realizados para que sea reconocida la Asociación

Internacional del Libre Pensamiento por las instancias internacionales. El año pasado ya participamos en la 103 Sesión del Buró Internacional del Trabajo, este año estuvimos en la 104 en Ginebra. También fuimos invitados a la sesión del mes de septiembre de la ONU en Nueva York. Las cosas avanzan en la buena dirección.

Terminaré evocando rápidamente nuestros futuros proyectos. Sería provechoso que el VI Congreso de la AILP en 2016 pudiera realizarse en diferentes sesiones en diferentes países: América Latina, Asia, Europa del Este, Oriente Medio, África, por ejemplo. Deberán discutir del tema, pero esto podría tener una gran resonancia.

Pensamos que el ritmo de 3 años para realizar un Gran Congreso, más estatutario, es una buena opción. La Libre Pensée francesa propone que el VII Congreso mundial de 2017 se celebre en París. Pero evidentemente es el Consejo Internacional que debe discutir y decidir.

Para concluir, quisiera decirles el gran placer que tengo de trabajar en igualdad con militantes, amigos, compañeros, como Antonio Vergara, Keith Porteous Wood, Nina Sankari, David Rand, Fernando Lozada, David Silverman, Albert Riba, Elbio Laxalte Terra que ha trabajado sin contar para recibirnos dignamente en este V Congreso de Montevideo

Agradecimiento profundo a todos los portavoces de la Asociación Internacional del Libre Pensamiento, así como a todo el equipo militante que ha permitido en el éxito de este V Congreso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...