Angola prohíbe el islam junto a otras 200 religiones

El país africano de mayoría cristiana ha prohibido cerca de 200 religiones y sectas por «atentar contra la cultura del país», entre ellas la musulmana. Casi un millón de personas quedan fuera del marco legal religioso.

En una llamativa decisión, el gobierno angoleño ha prohibido la práctica religiosa de alrededor de 200 confesiones y sectas que “atenten contra la cultura del país”, según informan medios locales.

Angola es un país de mayoría cristiana, confesión con la que se identifica un 90 por ciento de la población. Por tanto el volumen de personas que se identifican con otras religiones, entre ellos los musulmanes, es considerable, a pesar de que en los últimos tiempos habían sido sometidos a trabas legales para practicar su fe.

CIERRE DE MEZQUITAS
Unas 60 mezquitas han sido cerradas tras esta última orden del gobierno. Se calcula que unos 40.0000 fieles del islam tendrán prohibida la manifestación pública de su fe.

Citando varios periódicos y noticias de agencias locales y africanas, la ministra de Cultura Rosa Cruz e Silva aseveró que el proceso de legalización del Islam no fue aprobado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, y por lo tanto las mezquitas en todo el país serán cerradas y posteriormente demolidas.

Adicionalmente, la ministra advirtió que aquellas sectas que fueron publicadas por el diario oficial Jornal de Angola como prohibidas, no pueden ser practicadas; y que existen más de mil solicitudes de aplicaciones de sectas en espera.

Según el diario angoleño O País, los representantes de la comunidad musulmana han dicho que estas medidas han sido aprobadas sin consulta y que ellos no son una pequeña secta.

El presidente angoleño Jose Eduardo dos Santos auguró que esta medida supone el fin de la influencia islámica en el país.

TRAMPA NUMÉRICA
La historia de las religiones legales e ilegales en Angola arrancó en 2008. Ese año comenzó el proceso de legalización de cerca de un millar de iglesias, credos y sectas presentes en el país.

Con el fin de obtener la personalidad jurídica que les permita interactuar legalmente en el mercado de la fe angoleño, cada Iglesia/Religión debía presentar la solicitud ante el Instituto Nacional de Asuntos Religiosos (INAR).

El INAR, dependiente del Ministerio de Cultura de Angola, es el organismo que interviene en la legalización de las iglesias, mediante la emisión de dictámenes técnicos dirigidos a la evaluación final, que realiza el Ministério da Justiça e Direitos Humanos.

Según el último estudio del Pew Research Center’s Forum on Religion & Public Life, del total de 19 millones de personas que viven en Angola, 17.2 millones son cristianos de diversas iglesias, 40.000 son musulmanes, menos de 10.000 budistas, menos de 10.000 induistas y menos de 10.000 judíos. Además, unos 790.000 angoleños son ubicados dentro del grupo de las Flok religions, una mezcla de credos aborígenes, cultos antiguos, etc.

El problema del Islam en Angola es el de muchas otras confesiones, ya que una considerable proporción de las Iglesias solicitantes de estatus jurídico no cumple con los requisitos establecidos por la Ley 2/04 de 21 de mayo.

Esta norma legal dice, en el párrafo 2 del artículo 9, que la petición de reconocimiento de una confesión religiosa “debe ser firmada por un mínimo de 100.000 (cien mil) fieles, firmas que deben ser reconocidas ante notario y se recojan en un mínimo de dos tercios de todas las provincias del país”.

Para que todas las iglesias que buscan la legalización lograsen reunir el número mínimo de fieles firmantes, Angola debería tener una población de más de 76 millones de personas. La población actual del país es de unas 19 millones de personas.

derribo mezquita Angola

Maquinaria derriba una mezquita en Angola, tras la última disposición del gobierno.

Archivos de imagen relacionados

  • derribo mezquita Angola
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...