¿Andan Dios y el agua con memoria por tu Campus? 2ª parte

La irracionalidad pseudocientífica y religiosa en la Universidad

Para leer el artículo completo abrir el PDF adjunto.

Puede leer la primera parte del artículo en:

¿Andan Dios y el agua con memoria por tu Campus? 1ª parte

Asignaturas de religión católica en la Universidad

La asignatura de Religión (católica) desapareció de las universidades públicas españolas en 1976 como materia obligatoria. Pero no desapareció de todos los planes de estudios. En las titulaciones de Maestro de Educación Primaria se mantienen asignaturas como la Didáctica de la Religión y El hecho religioso y cristiano (6 créditos cada una).

¿Desaparece la religión en el discutido plan Bolonia? No. En la Facultad de Ciencias de la Educación de Granada y la Facultad de Educación y Humanidades de Melilla se oferta como optativo un módulo de complemento al título para el Grado en Educación Infantil con el nombre de Enseñanza religiosa (12 créditos). Consta de dos materias: Pedagogía y didáctica de la religión en la escuela y Síntesis teológica para Educación Infantil.

En la guía de la titulación se añade la siguiente nota: La Resolución de 17 de diciembre de 2007, de la Secretaría de Estado de Universidades e investigación, por la que se publica el Acuerdo de Consejo de Ministros del 14 de diciembre de 2007, en el que se establecen las condiciones a las que deberán adecuarse los planes de estudios conducentes a la obtención de títulos que habiliten para el ejercicio de la profesión regulada de Maestro en Educación Infantil, en su Anexo 4.2 dice: «los planes de estudios conducentes a la obtención de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Maestro en Educación Infantil, deberán ajustarse a lo dispuesto en el artículo cuarto del Acuerdo de 3 de enero de 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Enseñanzas y Asuntos Culturales».

Para el Grado en Educación Primaria, en la guía de la titulación aparece también la materia religiosa, con esta otra nota: De acuerdo a lo dispuesto en el acuerdo de 3 de enero de 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Enseñanzas y Asuntos culturales, los alumnos podrán cursar la materia ‘Religión, cultura y valores’ de 6 créditos, que se ofertará como materia optativa en la Facultad de Ciencias de la Educación de Granada, y en las Facultades de Educación y Humanidades de Ceuta y Melilla.

Asignaturas similares se han incluido en otras universidades públicas, tanto en de Educación Infantil como en Educación Primaria. Por ejemplo, en el Grado en Educación Infantil encontramos en Valladolid El mensaje cristiano y en León Religión católica y su pedagogía, I y II. Estas inclusiones se justifican, como hemos visto, en cumplimiento de los acuerdos con el Vaticano que dicen, en su artículo IV: La enseñanza de la doctrina católica y su pedagogía en las Escuelas Universitarias de Formación del Profesorado, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales, tendrá carácter voluntario para los alumnos.

He de llamar la atención sobre los centros privados de la Iglesia católica adscritos a universidades públicas. En Granada tenemos la Escuela de Magisterio La Inmaculada. Una institución así puede tener dos fines. Uno es el negocio: La Inmaculada tiene unas cuentas saneadas, de hecho está en plena construcción un nuevo edificio con un presupuesto –según la prensa local– de más de 15 millones de euros mediante un crédito hipotecario cuyo pago se afrontará con lo que genere la Escuela y ayudas que el arzobispo espera conseguir de algunas instituciones. El otro fin es la formación de maestros transmisores de la ideología católica, adoctrinadores infantiles. Estos centros, mientras se atengan a la legalidad, tienen carta blanca en asuntos clave como la contratación del profesorado. Saltó a la prensa de toda España el caso de un profesor de Educación Física al que se pretendió echar por su poco entusiasmo cristiano. Que la universidad cierre los ojos ante estas prácticas laborales y, sobre todo, que colabore en la expansión del adoctrinamiento religioso me parece, una vez más, reprobable.

La Universidad como oficina de empleo cómplice de discriminación laboral

Recientemente la colaboración entre la Iglesia católica y la Universidad ha dado un paso nuevo: la Agencia de Colocación de la UGR aparece como mediadora solicitando un profesor que, entre otros requisitos, tenga el D.E.I. (Declaración Eclesiástica de Idoneidad, ahora sustituido por el D.E.C.A., Declaración Eclesiástica de Competencia Académica). ¿Para dar clases de religión? No, para docencia en Educación Primaria y E.S.O. de Lengua y Literatura. Es decir, la Universidad como cómplice de una discriminación laboral por motivos religiosos.

Doctorado Honoris causa a un teólogo

De esta manera se recogió la noticia en Religión digital y en otros medios católicos: José María Castillo será investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Pública de Granada el próximo 13 de mayo [de 2011], convirtiéndose así en el primer teólogo español en recibir tal galardón en un centro universitario público. Premiar la labor de un teólogo (evidentemente confesional) con la máxima distinción académica no parece la mejor decisión de una universidad pública y, por tanto, aconfesional, pero esta decisión se entiende mejor en relación con el siguiente apartado, que muestra las excelentes relaciones entre el equipo rector actual de la UGR y la Facultad de Teología de Granada.

Creación de una cátedra de Teología

He dejado para el final el episodio tal vez más inicuo en esta insólita relación, en pleno siglo XXI, entre la Universidad pública y la Iglesia católica.

El 7 de noviembre de 2011 tuvo lugar el solemne acto de presentación pública de la Cátedra de Teología de la UGR, presidido por su rector, Francisco González Lodeiro. En el Acuerdo de creación de la Cátedra se detalla que El Director/a de la Cátedra será un profesor/a de la Facultad de Teología o de la UGR. Su nombramiento corresponde al Rector/a de la UGR, a propuesta del Rector/a de la Facultad de Teología. El primer director de la Cátedra es el padre Ildefonso Camacho Laraña, jesuita y rector de la Facultad de Teología. El Acuerdo señala asimismo que se desarrollarán actividades investigadoras, y la docencia tratará los temas vitales de la existencia humana, a la luz del mensaje cristiano. En el mismo documento se alude a aquellas otras universidades para concluir que La presente propuesta situaría a la UGR en esta misma dinámica de restablecimiento del diálogo entre la teología y las demás ciencias. Me gustaría saber qué ciencia es esta que tiene pendiente demostrar la mera existencia de su principal objeto de estudio (Dios), que defiende unas creencias anticientíficas (milagros, intervenciones divinas en la evolución), y cuyas publicaciones no aparecen en las listas de revistas científicas. En una entrevista radiofónica, el director de la Cátedra se jactaba de que el rector de la Universidad no puede nombrar por propia iniciativa, sino que siempre tiene que contar con el acuerdo del rector de la Facultad de Teología. Y añadía que una Cátedra netamente cristiana no la hay en España desde el siglo XIX. (Los estudios de Teología fueron expulsados de la universidad pública española en 1868.) El 6 de diciembre, el reputado teólogo católico José M. Castillo, reciente doctor honoris causa por la UGR, escribía que una Cátedra dirigida por la Facultad de Teología sería confesional-católica, lo que no cabría en la universidad pública.

En la Edad Media la Teología era la disciplina dominante en las universidades. Cuánto costó que éstas se desembarazaran de ella para abrir paso a la racionalidad y a la ciencia. Esta Cátedra significa un retroceso histórico. Por ello, UNI Laica, apoyada por las asociaciones de escépticos, mantiene una recogida de firmas dentro de una campaña que busca la anulación de la Cátedra23. Uno de los firmantes es Mario Bunge, que incluye un mensaje en el que afirma que las teologías no pertenecen a la esfera pública por ser dogmas exentos de las exigencias de comprobación y argumentación racional. Sabemos, pues lo proclama el director de la cátedra de Teología, que ésta no es más que un paso hacia la plena adscripción de la Facultad de Teología a la universidad pública, y es de temer que se estén preparando estrategias semejantes en otras universidades24.

Conclusión

Las múltiples vías de entrada de pseudociencias y anticiencia en la universidad ofrecen, como han podido comprobar, un panorama muy preocupante, no son sucesos anecdóticos. En unos tiempos en los que muchas de esas formas de irracionalidad se extienden más que nunca, y otras (las de origen religioso y carácter oscurantista) pretenden un resurgimiento amparado en los vientos políticos, en unos tiempos en los que la posmodernidad, la new age y otras formas de pensamiento débil hacen estragos, es necesario que la Universidad constituya una referencia social rigurosa y consistente. Hemos comprobado que está lejos de serlo, o de serlo con el vigor y la decisión requeridos. Mientras tanto, están siendo de enorme utilidad las asociaciones como UNI Laica, ARP-SAPC y Círculo Escéptico. Precisamente muchos universitarios están desarrollando desde estas asociaciones esa tarea crítica imprescindible, de orientación y esclarecimiento racional y científico, y también de defensa de valores democráticos. Confiemos en que su labor consiga que la sociedad española disfrute de una Universidad mucho más comprometida con la defensa y la promoción públicas de la razón y la ciencia.

——————-

Juan Antonio Aguilera Mochón es profesor de la Universidad de Granada y miembro de ARP-SAPC, Círculo Escéptico y UNI Laica-Granada Laica.

1 La información ha sido obtenida por indagación personal y, en muy gran medida, de exploraciones previas de otros; especialmente útiles han sido los blogs de Luis Alfonso Gámez (Magonia), Javier Armentia (Por la boca muere el pez) y Fernando L. Frías (La lista de la vergüenza), y las páginas de ARP-SAPC, Círculo Escéptico y el Observatorio de la laicidad. Gracias a todos, y a quienes me aporten nuevos datos o corrijan los aquí presentados.

 

2 http://lacienciaysusdemonios.com/

3 http://javarm.blogalia.com/historias/70829

4http://goo.gl/wEJwJ

5 http://goo.gl/y39DT

6 http://goo.gl/jnJb

7 http://goo.gl/y2Xyp

8Noticia del 5 de enero del 2011: http://goo.gl/KoCCJ

9 Noticia del 22 de marzo de 2011: http://goo.gl/Ttp41

10 http://servicio.us.es/sarus/

11 http://goo.gl/AluCa

12 http://goo.gl/sLthv

13 La prensa también se hizo eco de ello: http://goo.gl/cWJt9

14 http://www.ugr.es/~senewman/

15 http://goo.gl/x0WwX

16 http://goo.gl/8yech

17 http://goo.gl/6zWSl

18 Aquí pueden ver y firmar un Manifiesto con las reivindicaciones laicistas reclamadas en las universidades: http://goo.gl/E7dd8

19 Así, y como integrista, caracterizaba a la IAP el diario Granada Hoy: http://goo.gl/FEbT8

20 Dicho sea de paso, a través de la Lista de la vergüenza averiguo que la pertenencia al coro de esa fundación vale por 4,5 créditos de libre configuración en la universidad cordobesa: http://goo.gl/Hl2hY

21 http://goo.gl/2VYj7

22 http://goo.gl/X7RZZ

23 http://goo.gl/xtYW1

24 Cuando ya se está maquetando este dossier averiguo que en la Universidad de La Laguna se ha creado en diciembre de 2011 otra cátedra de Teología (la 'Pedro Bencomo'), promovida y codirigida por la Iglesia católica. Y en la UCO se ha programado para 2012 un curso de Teología natural organizado por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Beata Victoria Díez, de la diócesis cordobesa y afiliado a la Facultad de Teología San Dámaso de Madrid.

Agradecemos a la dirección de la revista El Escéptico que nos haya facilitado el PDF del artículo impreso

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...