Andamios en la catedral de Cádiz

El Ministerio de Cultura inicia la rehabilitación del templo por la sacristía baja

El anuncio ya es oficial. El Ministerio de Cultura reanuda sus inversiones en la catedral de Cádiz. El símbolo abovedado de la ciudad, imagen emblemática desde casi cualquier punto del casco antiguo y de su paseo marítimo, mejorará con esta intervención aunque cada paso que se da resulta todo un mundo. Las obras se realizarán en una de las zonas más usadas del edificio, la sacristía baja, que, por fin, ha conseguido la inversión anunciada para su reforma. El Gobierno ha previsto 448.600 euros, ha licitado las obras y espera la llegada de empresas solicitantes hasta el 19 de abril. Es el primer paso del plan director de reforma diseñado por el arquitecto Juan José Jiménez Mata.

La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales es la que ha convocado la junta de contratación para sacar adelante estos primeros trabajos de recuperación de la catedral. Se trata de una obra pequeña pero importante. El plazo de ejecución previsto por el Gobierno es de 16 meses. La sacristía baja fue sede histórica de la firma de nombramientos y estatutos de los cabildos desde hace décadas y ha guardado durante mucho tiempo tesoros como los misales de pergamino encarnado a los que alude el profesor Juan Antonio García Luján en su estudio sobre los libros corales de la catedral.

La mejora es la primera del plan director elaborado por Jiménez Mata y es importante, precisamente, porque supone el comienzo de los trabajos. Así lo ve el arquitecto. A su juicio es obra de calado, aunque no de gran extensión, porque cumple uno de los objetivos de la reforma planteada: que el edificio pueda seguir abierto al público acogiendo un culto diario. La sacristía baja es un espacio de uso continuo y una de las zonas que se encuentra en peor estado. Especialmente delicada es la situación de la bóveda, que será donde con más esmero se intervenga.

Este primer paso llega después de meses de intensa polémica por el retraso en las inversiones anunciadas. Se anunciaron el año pasado 50.000 euros para trabajos menores. Tanto el Ayuntamiento de Cádiz (PP) como el propio deán de la catedral, Enrique Arroyo, lamentaron la tardanza con la que iban arribando las partidas previstas para mejorar este inmueble histórico.

El plan director diseñado por Jiménez Mata y entregado el año pasado permite la llegada de las ayudas procedentes del 1% cultural que cada año se reparten diferentes templos en una comisión mixta que forman la Conferencia Episcopal y el Ministerio de Cultura. La licitación cumple uno de los retos establecidos en ese documento, y que se suma a la recuperación del torreón de Santa Cruz, que también aguarda un empujón administrativo.

Jiménez Mata ha previsto un gran número de intervenciones en la catedral con un doble objetivo: rehabilitar lo que está en peores condiciones y facilitar el uso continuo de todo el templo.

Hay una apuesta por abrir los espacios bajo las bóvedas tras el altar mayor y por acondicionar la cripta. La labor en esta cripta es fundamental porque se trata de recuperar la única zona construida por Vicente Acero, el diseñador inicial del edificio. Su bóveda plana demuestra la destreza de su técnica ya que un ejemplo así de cantería sólo se conserva en la catedral de Lugo. La propuesta incluye restaurar paredes e iluminar todo el recinto. La cripta dejaría de ser un almacén para quedar abierta al culto cotidiano e incluso para albergar exposiciones.

El plan director también contemplaba la creación de un centro de interpretación del monumento tras el altar mayor. Además sugiere un concurso internacional para instalar nuevas vidrieras que sustituyan los actuales paneles de vidrio.También contempla actuaciones en zonas muy degradadas como los arcos de las capillas, las bóvedas de las naves laterales y las capillas. Y, por supuesto, el arreglo de la sacristía baja, en realidad, una de las zonas más modernas del templo y que, incluso, fue intervenida hace 40 años. La historia de la catedral, la que se cuenta a los escolares, insiste en los diferentes estilos que se observan en su construcción, desde el Barroco al Neoclasicismo, consecuencia de los más de 100 años que tardó en levantarse el templo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...