Andalucía Laica dice que la presencia de crucifijos en las aulas «atentan contra la neutralidad del Estado»

El colectivo Andalucía Laica sostuvo hoy que la presencia de crucifijos en los centros escolares sostenidos con fondos públicos "atenta contra los principios de igualdad y neutralidad del Estado", por lo que se congratuló por la aprobación ayer en el Parlamento de una Proposición no de Ley por la que se insta al Gobierno a incorporar en el ordenamiento jurídico la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo del pasado 3 de noviembre.

   Según recordó el colectivo en una nota, Andalucía Lacia ha venido reclamando ante la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía la retirada de oficio de toda simbología religiosa de los establecimientos públicos: escuelas, universidades, institutos, hospitales, juzgados, oficinas públicas o ayuntamientos.

   "Son todavía muchos los centros escolares que mantienen simbología religiosa vulnerando así, según el contenido de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la libertad de conciencia del alumnado y los derechos de los padres y las madres a educar a sus hijos según sus convicciones", afirmó.

   Así, criticó que el Estado "sigue manteniendo una enorme pasividad y permisividad ante cuestiones relacionadas con la exhibición de simbología religiosa católica en escuelas, hospitales, cárceles, juzgados y otros espacios públicos", lo que, opinó, "no favorece la convivencia entre ciudadanos porque, para que ello se de, hay que mantener la neutralidad del Estado, sin privilegiar ningún tipo de creencias".

    Además, reprochó que "se mantienen capellanes funcionarios en diversos establecimientos públicos, así como que la inmensa mayoría de los cargos públicos, en función de su responsabilidad, juran y/o prometen ante símbolos religiosos católicos, asisten de forma oficial a actos religiosos católicos y ante cualquier catástrofe se organizan funerales de estado católicos, entre otras cuestiones".

   Todo ello, a juicio de la entidad, supone una "vulneración clara de los principios de igualdad y neutralidad del Estado, que de esa forma toma partido y transmite la idea de poder, cercanía y normalidad de y hacia una confesión concreta, la católica".

   Andalucía Laica defendió que la retirada de toda simbología religiosa "no supone ataque alguno a las creencias de cada cual, sino un signo de normalidad democrática en una sociedad que hace tiempo debía haberse separado del nacionalcatolicismo que impuso esta simbología en el espacio público".

   "Una sociedad plural y multicultural debe respetar el espacio común y la neutralidad de las Administraciones para evitar que la presencia de unos símbolos puedan entenderse como apoyo a las creencias particulares de un grupo social, que tiene todo derecho a tenerlas, pero no a ocupar los espacios que son de todos los ciudadanos, tengan creencias religiosas o no", reivindicó.

   Además, mostró su "sorpresa" por el hecho de que "quienes se aferran aquí en el mantenimiento de su situación privilegiada, denuncien la falta de libertad religiosa en países donde son otros los símbolos que ocupan el espacio público".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...