AMPA achaca la agresión a la religión del agresor

Yolanda Muñiz, presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Colegio Público Nueva Montaña de Santander, defendió este viernes al director del citado centro, que supuestamente ha sido agredido por parte del padre de una menor, y achacó el origen de la agresión a una llamada de atención por parte del docente a su agresor, del grupo religioso de El Palmar de Troya, para que sus hijos se impliquen más en determinadas asignaturas.

En declaraciones a los medios, Muñiz explicó que los menores del agresor, doce en total, llevan "años" en el centro, y que hasta ahora no ha habido problemas, porque sus reticencias eran sobre una asignatura "nada más". "Pero ahora, al ser más asignaturas, pues se ve todo afectado", añadió.

Según explicó, los menores no dan la asignatura "Conocimiento Del Medio" dependiendo del tema que imparta, y así otras más. "La música este año tampoco, porque la música es juerga y tampoco; en gimnasia no se pueden poner ropa deportiva y la de la Ciudadanía tampoco; fuera parte de la religión, que es optativa como en todos los sitios", sentenció.

Para Muñiz, todos los niños tienen que ser tratados con igualdad. "Nosotros respetamos todo lo que ellos hacen, pero (ellos) tienen que estar dentro de que no molesten a los demás", incidió.

Por su parte, José María, padre de unos alumnos del centro y vecino del presunto agresor, definió a éste como una persona "educada", al igual que a sus doce hijos, que van también al mismo centro.

"Conozco a la persona, es una persona educada. A los hijos la educación que les da es bastante buena, son doce, son supereducados, superlimpios…y él una persona superencantadora, lo que haya pasado ahí es cosa de ambos, del colegio y de él", agregó

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...