Almirante de la flota, en nombre de la Armada, realiza el voto a la Virgen de Cinta en Huelva con la presencia de numerosas autoridades civiles y militares

Nuevo encuentro con la historia. Coincidiendo con el 525 aniversario, el santuario de la Virgen de la Cinta fue ayer el escenario de la rememoración del Voto Colombino, una ceremonia celebrada por la Real Sociedad Colombina Onubense y la hermandad de la Patrona de Huelva, que estuvo presidida por el obispo de Huelva, José Vilaplana, y que contó con la presencia del almirante de la flota, Juan Rodríguez, que fue recibido por los presidentes de la Real Sociedad Colombina, José María Segovia, y el de la gestora de la hermandad, Bienvenido González.

Asistieron también al acto la subdelegada del Gobierno, Asunción Grávalos; el portavoz del equipo del Gobierno del Ayuntamiento de Huelva, Manuel Gómez; el alcalde de Palos de la Frontera, Carmelo Romero; el comisario de la Policía Nacional, Florentino Marín; el comandante militar de Huelva, el teniente coronel Salvador Rosell; el comandante naval interino, Pedro Manuel Leiva, y el coronel de la Guardia Civil, Ezequiel Romero.

En la ceremonia, cargada de simbolismo, se revivió el hecho histórico protagonizado por Cristóbal Colón a su regreso de América cuando el almirante acudió al santuario de la Cinta, donde encendió una vela en cumplimiento de la promesa realizada al encomendarse a la Virgen al verse sorprendidos a bordo de La Niña por un gran temporal en la madrugada del 3 de marzo.

Fue el almirante de la flota, en nombre de la Armada Española, el encargado de encender el cirio votivo, tras leer el secretario general de la Real Sociedad Colombina Onubense, Eugenio Toro, el diario de navegación de Colón y pedir la presencia en el altar de Juan Rodríguez, José María Segovia y Bienvenido González.

Segovia recordó que hace 525 años que Cristóbal Colón invocó a la Virgen de la Cinta, «es la guía de los que surcan los mares», por lo que deseó que «este voto sea siempre un símbolo de nuestro amor» hacia la Patrona de Huelva, a la que le pidió por «el alma del capitán de fragata Javier Montojo», que falleció la noche del pasado viernes al caer al mar cuando navegaba a bordo del buque de investigación oceanográfica Hespérides.

El almirante de la flota comentó que renovado un año más, en nombre de la Armada Española, el voto que Cristóbal Colón realizara ante la imagen mural de la Virgen de la Cinta hace 525 años, «me gustaría repetir las palabras de Cristóbal Colón al ser salvados de una terrible tempestad», pero como es imposible ya que éstas quedaron entre el protagonista y la Virgen, Rodríguez no tuvo más remedio que recurrir a las suyas para dirigirse a la Cinta: «como hiciera Cristóbal Colón agradecido, hemos venido, son tantos los marinos a los que has protegido cuando el cielo ha estado amenazante», que todos ven en ella «a la madre amante que a puerto gentil nos va a llevar».

El presidente de la gestora de la Hermandad de la Cinta señaló que ayer se «recordó la expresión de amor de Cristóbal Colón y sus marineros de regreso de su primer viaje al nuevo mundo». Indicó que «la rememoración del Voto Colombino ha sido cumplida», lo que se recogió en el acta correspondiente.

Previamente a la rememoración del Voto Colombino, el obispo de Huelva ofició una eucaristía, en la que intervinieron las corales Virgen del Valle, de Hinojos, y Santa María de la Rábida, dirigidas por Antonio Ángel Ligero.

En la homilía, Vilaplana recordó que hace 525 años salió el almirante Cristóbal Colón del puerto de Palos «en busca de una nueva ruta y descubrió un nuevo mundo, la fe en Cristo Resucitado iluminó esos nuevos pueblos, que agrandaron la familia de la Iglesia, comparten la misma fe y la misma lengua».

Según el obispo de Huelva, el hecho de que en esas carabelas fueran unos cristianos, «hizo que la fe iluminara a esos nuevos pueblos», a los que «luego fueron miles de misioneros». Subrayó que «compartimos la fe y tantas cosas que enriquecieron nuestra cultura».

Vilaplana aseguró que Cristóbal Colón «se sentía acompañado por Dios, supo buscar el refugio de la Virgen María». Se comprometió a hacer «el voto si llegaba a buen puerto y así lo cumplió y ahora estamos nosotros cumpliendo ese voto».

El obispo, que pidió que se siga manteniendo «viva la llama de esa fe», dio al almirante de la flota sus condolencias por la muerte del capitán de fragata Javier Montojo, «ha muerto en acto de servicio».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...