‘Alminares sí, alminares no’

Cualquier persona que haya nacido en un país árabe-islámico nunca podrá borrar el skyline de una mezquita con minarete del recuerdo de sus paisajes de niñez, ni la voz del muecín que salía de ella. El minarete tiene, como habían tenido los campanarios, una doble función: por un lado, recuerda la existencia de Dios y su omnipresencia con los cinco llamamientos diarios a la oración, pero también sirve de punto de referencia en el pueblo o el barrio y va marcando el paso de las horas a lo largo del día.
Se hace difícil imaginar la implantación de estos edificios en territorio europeo. Los musulmanes que viven aquí han ido conformándose con locales de suelos llenos de alfombras que hacen las funciones de mezquita. Y eso tiene su lógica si uno piensa que volverá tarde o temprano a su país de origen. Pero ¿qué pasa cuando el musulmán ya sabe que no volverá? ¿Qué pasa con los musulmanes ya nacidos en Europa? ¿Continuarán invisibilizando los elementos más externos de su confesión religiosa a nivel arquitectónico, o de indumentaria, o de alimentación? Es evidente que las polémicas que surgen en esta intersección, la de europeos y musulmanes, no son luchas entre los países musulmanes y los occidentales. Se trata de polémicas europeas.
El referendo suizo explica la incomodidad de muchos países con la libertad religiosa para todos sus ciudadanos. A pesar de que el minarete en sí mismo no es imprescindible ni necesario para la práctica religiosa, tal vez se convertirá en un símbolo que marcará la visibilidad o invisibilidad del colectivo, como ha sucedido con el pañuelo. Al final, el tema de fondo no será si minaretes sí o minaretes no, si pañuelos sí o pañuelos no; será si musulmanes sí o musulmanes no. O musulmanes medio escondidos en locales cutres y naves industriales en las afueras o musulmanes visibles con mezquitas imponentes en medio de países de origen cristiano. Y, de fondo, muy de fondo, lo que estaremos debatiendo en realidad será la construcción identitaria europea en relación a su propio pasado religioso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...