Alianza de contradicciones

Turquía es un Estado laico; constitucionalmente laico como resultado de la titánica voluntad reformadora de su moderno fundador: Kemal Atatürk.

Al repudiar y enterrar al Imperio Otomano, cuya pérdida de vigor asociaba con la decadencia del sultanato y su esencia islamista , Kemal colocó los cimientos de un país moderno al que obligó a mirar hacia Occidente.

El "kemalismo", doctrina política que custodia el legado del"padre de los turcos," fue durante dos generaciones la ideología predominante entre los militares, magistrados y demás altos funcionarios del país. En nuestros días ya no es exactamente así.

Desde la llegada al Gobierno de Tayip Erdogan, un islamista dizque moderado, las tensiones políticas entre islamistas y "kemalistas" se dirimen en los tribunales. Es la paradoja en la que se debate Turquía en los primeros compases del siglo XXI. Erdogan, que en el pasado estuvo condenado por su activismo islamista: "Los minaretes de las mezquitas son nuestras bayonetas" -recitó en uno de sus mítines-, comparece ahora como un político reformista partidario del ingreso de Turquía en la Unión Europea, club cuya base es la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos: hombres y mujeres .

Erdogan quiere llegar a Bruselas pero ,al tiempo, apoya la tradición del pañuelo o el velo que vela la independencia de las mujeres en la sociedad. Exactamente lo contrario que predica y legisla en España el Presidente Rodríguez Zapatero, gran impulsor del laicismo y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres- tenemos en el Presupuesto un "Ministerio de Igualdad"-. Verles celebrar alrededor de una mesa el final del "Ramadán", junto a la esposa de Erdogan, cubierta ella con el pañuelo ritual, choca. Choca tanto como para pensar que al señor Zapatero que con tanta ingenuidad digna de mejor causa defiende una "alianza de civilizaciones" teniendo de socio a Tayip Erdogan, quizá le vendría bien dedicar dos tardes a conocer mejor la Historia de Turquía.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...